Astrologia Clásica Vs Astrologia Moderna

Circle of zodiac Astrología Clásica Vs Astrología Moderna…Interesante tema de debate.  Pues yo me quedo con la ASTROLOGIA. Me explicaré. La cuestión, para mi, no es si una es más válida que la otra o más fiable. Lo importante es el conjunto y comprender que todos los elementos (viejos o nuevos) son necesarios para recorrer el camino evolutivo que nos ha tocado vivir. Las energías de los diferentes planetas nos ayudan a recorrer los pasos de aprendizaje que tienen que dar el hombre y la mujer, para poder convertirse en verdaderos seres humanos.

En un momento determinado aparecen nuevos elementos en el mundo de la Astrología. Urano, Neptuno y Plutón son planetas que vibran una octava por encima del resto de los planetas. Por eso nos cuesta entenderlos, conectar con ellos y con las energías que transmiten. Y eso es así porque muy pocas personas tienen un nivel espiritual tan elevado como para vibrar a esas frecuencias. Y eso es así porque esos planetas, llamados también los transpersonales, hablan de lo colectivo.

Como ya he dicho en alguna ocasión, ha llegado el momento en el que la humanidad dé un nuevo paso hacia el siguiente nivel evolutivo, pero ese salto ha de ser como colectivo. En la carta astral, los planetas “clásicos” (por llamarlos de alguna manera) nos ayudan a evolucionar como individuos, a conseguir ese estado espiritual que nos permita cumplir nuestro programa humano y aportar así a la sociedad (al conjunto de la humanidad) ese granito de arena para que la humanidad siga evolucionando hacia estados superiores. Urano, Neptuno y Plutón nos ayudan como colectivo, dando las pautas y el conocimiento necesario para conseguir esa sociedad que algún día ha de actuar como un solo individuo. Eso no significa que en una carta individual esos planetas no tengan su influencia.

El_arbol_de_la_vida1

Es a través de Mercurio que conoceremos la naturaleza de Neptuno y si Mercurio es el que nos revela la ley en las cosas de “abajo”, Neptuno será el gran revelador de la ley de “arriba”, el que nos aportará el conocimiento de la organización espiritual, acercándonos así a lo primordial. Es a través de Mercurio como podremos conectar con el mundo de las realidades superiores, de lo que está más allá, representado por Neptuno (que en el mundo de la cábala es considerado la octava superior de Mercurio).

A través de Venus llegaremos a Urano. Venus puede crear armonía en las relaciones humanas, elevando los sentimientos y acercarnos al amor puro que representa el mundo de Urano (que en el mundo de la cábala es considerado la octava superior de Venus).

En la mitología, Plutón es el dios de los infiernos, hijo de Saturno, y ésa puede ser una interpretación que podemos darle. Plutón relaciona el pasado con el futuro, sacando al exterior lo que se encontraba profundamente enterrado, a la manera de un volcán, que al entrar en erupción, sitúa fuera las piedras que estaban dentro, creando así, súbitamente, una nueva realidad. En nosotros, Plutón vacía lo que en nuestro interior se encontraba cristalizado y de ahí la idea de regenerador, del mismo modo que el infierno regenera las almas que le son confiadas.

Plutón puede ser la octava superior de Marte, porque su manifestación es violenta; pero Marte no es más que el ejecutor de Saturno, por su posición en el árbol cabalístico y no es extraño que se parezcan. Lo que sí es cierto es que Plutón se comporta como un Séfira de la columna de la izquierda, arreglando las situaciones con mano dura.

Los individuos somos aún poco sensibles a las vibraciones de Plutón (igual que a las de Urano y Neptuno) y es más bien sobre las colectividades que ejerce su influencia, haciendo que estalle lo caduco y que se regenere lo corrupto.

Por lo tanto, todos los elementos que forman parte de la carta astral tienen su razón de ser y el hecho de que todavía no comprendamos sus energías no nos autoriza a descartarlos o pensar que no son válidos. Estoy de acuerdo en que en los últimos tiempos la Astrología ha sido utilizada con fines meramente mercantilistas y comerciales y no como una herramienta de conocimiento y desarrollo espiritual. Y la aparición de estos planetas posiblemente haya ayudado a ello, debido a que el desconocimiento sobre ellos facilite la publicación de diferentes estudios sin demasiada rigurosidad.

La astrología cabalística me ha ayudado a entender muchos mecanismos y a comprender que no hay un único camino, que cada uno tiene el suyo, pero que todos esos caminos nos han de llevar, al final, al mismo lugar. Eso si, un lugar en el que solo tiene cabida la COLECTIVIDAD, una HUMANIDAD, que fluya armónicamente con la naturaleza como un solo cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *