Neptuno en Piscis

Neptuno transita ahora por Acuario, donde permanecerá hasta abril del 2011 cuando se desplazará a Piscis, para luego efectuar otro último tránsito retrógrado por Acuario en agosto de ese mismo año hasta febrero del 2012. A partir de ahí, Neptuno empezará a transitar por Piscis, su signo regente y último del zodiaco, completando así, al igual que Urano, un ciclo entero e iniciando un nuevo ciclo. Como vemos, los planetas transpersonales, aquellos que marcan grandes acontecimientos a nivel de lo colectivo, inician un nuevo ciclo (Urano ya lo ha hecho y Neptuno lo hará en pocos años, cuando deje el signo de Piscis, para iniciar un nuevo ciclo por el zodiaco).

El último tránsito de Neptuno por Piscis (1847-1861) coincidió con el fin del sistema feudal y servil en Europa, los movimientos de liberación de esclavos en Estados Unidos, la instalación del primer cable de comunicaciones submarino, el auge del espiritualismo y el impresionismo en la literatura y la música. Si seguimos esta pauta confiemos, con un tono optimista, que los próximos años en los que Neptuno transite por Piscis -hasta el 2025- sean años repletos de buena energía entre todos los seres humanos, comunicaciones, independencia y un renacimiento de las artes, la música, la poesía, el amor entre todos.

En su tránsito por Acuario, del que aún quedan 2 años, la tendencia colectiva de Neptuno se ha unido al concepto de fraternidad universal de Acuario. De alguna manera, este tránsito está preparando a la humanidad para el final de ciclo de Neptuno allá por el año 2025-2027. Lo colectivo ha de triunfar sobre lo individual y la sociedad ha de dar ese gran salto hacia un mundo más universal donde todos los individuos se fundan en algo más grande. Se ha intensificado la conciencia de la necesidad de una humanidad transformada. Cuando hablemos de Plutón, veremos su papel desde Capricornio, favoreciendo todas esas crisis del mundo material y financiero y la caida de estructuras caducas, que ya no tendrán sentido en un mundo que se base verdaderamente en lo colectivo y el bien común. La necesidad, aunque sólo sea por pura supervivencia, de un espíritu humanitario más altruista, terminará por hacerse óbvia.Hoy disponemos de medios de comunicación que abarcan el mundo entero, las redes, internet…Nos han acercado unos a otros de tal manera, que ya no podemos hacer caso omiso del sufrimiento en otras partes del mundo.

Con la entrada de Neptuno en Piscis, combinado a este escenario de cambios fuertes y trascendentes nos enfrentamos con la disolución propia del planeta. Neptuno vuelve a la fuente, vuelve a las aguas uterinas. Mas disolución para las estructuras, mas disolución para los límites impuestos por la sociedad. Probablemente muchas luchas ya no sean necesarias. Luchas sobre la igualdad de sexos, o sobre la aceptación de las diferentes sexualidades, etc.

La espiritualidad tomará mucha fuerza, no sobre antiguas religiones, sino sobre creencias más libres, sobre la existencia de nuevas formas de sentir o vivir una espiritualidad más plena, sin normas que cumplir. Neptuno es muy generoso y en Piscis, su signo, lo es más. Es sumamente permisivo y no tiene fronteras, todo está bien para Neptuno y sobre todo en Piscis.

Pero hay que contemplar las dos caras de Neptuno, también nos muestra el engaño, el fraude, la droga, los vicios, la corrupción.Todo depende de cómo evolucione el mundo. De cuanto vaya aprendiendo con los tránsitos anteriores.

Neptuno en Piscis será la etapa final del ciclo actual del planeta por el zodíaco. Cabe la esperanza de que podamos ver la expresión más elevadas de las vibraciones de este planeta. Todo final de ciclo es el momento de la siembra de otro nuevo. Es normal que durante este tránsito exista una parte de confusión y vacilación, ya que el mundo comienza a vivir un nuevo ciclo lleno de cambios, muchos de ellos radiacales y basados en duras experiencias. Se produciran tensiones entre las naciones más poderosas económicamentes y las zonas del mundo menos desarrolladas, pero es de esperar que, a medida que avance el tránsito de Neptuno por Piscis, y aunque de una manera lenta, se vaya produciendo una distribución más equitativa y no tan basada en la explotación, de los recursos y las riquezas.

Habrá también un aumento de la sensibilidad hacia nuestro planeta, nuestro hogar. Aumento de la conciencia ecológica y de que los problemas han de ser resueltos entre todos, aumentando la cooperación entre los paises a la hora de tomar decisiones que nos afectan a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *