Tránsitos de Plutón

La posición natal de Plutón señala lo que puede considerarse un desafio para toda la vida,un área crucial que necesita regeneración de alguna manera y que se convierte en un hito para la evaluación del crecimiento.Como los transitos avanzan a través de las distintas esferas que también requieren una transformación menor, actuan como un canal para la resolución del desafio natal. Las casas por las que Plutón va transitando son especialmente importantes para el desarrollo del individuo, ya que se ven intensamente vitalizadas y activadas. Cuando transita por ellas Plutón intenta que se dé un cambio radical en esa esfera de la vida individual, una nueva manera de experimentar o percibir ese campo de la existencia humana, cambiando actitudes, desarrollando nuevas cualidades creativas y disolviendo, mediante el cambio, el estancamiento del espíritu.

La vida es un proceso evolutivo, y los tránsitos constituyen una influencia integral en nuestro reloj interior, en nuestro guardian interno del tiempo. Con Plutón sólo tenemos una opción: respoder al cambio; oponerse a él es una pérdida de tiempo. Es mucho más beneficioso responder positivamente a los tránsitos de Plutón, aceptar el hecho de que el cambio es necesario en la esfera en la que este planeta acaba de entrar o donde ya estubicado. Una decisión consciente de trabajar con esa energia hará que resulte más fácil la transformación, ya que no se tendrque soportar la presión de los sucesos externos que fuerzan el proceso. La sutilísima energía de Plutón en el plano material actúa como transformadora y regeneradora de normas, ideas, formas; disuelve el plano material en todos sus aspectos para que el Ser pueda conciliar su Esencia con la Esencia Eterna.

Los tránsitos de Plutón genera cambios revolucionarios. Aunque con una mano destruye y aniquila, con la otra está dispuesto a construir sobre bases diferentes. Es como un volcán que estalla y deja correr su lava incandescente, pero luego deja una tierra fértil para cultivar. Gracias a los tránsitos y aspectos plutonianos nuestro ser puede liberarse de pesadas estructuras adquiridas para continuar más liviano su camino de crecimiento. Plutón nos lleva a las tinieblas de nuestro propio inconciente para barrer lo que ya no sirve y así poder reconocer otros potenciales escondidos allí. Finalmente, después de una experiencia plutoniana, el alma descubre cuanta sabiduría interior logró y cuanta fuerza es capaz de manifestar para actuar trascendiendo todas las limitaciones, doctrinas e intereses creados.

El tipo de renacimiento con el que se identifica Plutón se centra en las emociones, la mente y la imagen de uno mismo. Generalmente lo sentimos como un impulso o sacudida que nos exige que cambiemos o que nos enfrentemos a las consecuencias que han producido nuestras acciones. Cuando nos apegamos a algo, por muy trascendente que sea, limitamos nuestra identidad y no nos integramos en la totalidad. Tenemos que ir desprendiéndonos de nuestros apegos para encontrar nuestra verdadera esencia, es decir, la parte de nosotros mismos que permanece cuando nos despojan de todo lo que creíamos ser. En la fase crítica de un tránsito de Plutón sentimos que nos quedamos sin apoyos y que no podemos evitar la desintegración personal, física o psicológica.

Plutón nos obliga a entrar en el inconsciente y a analizar nuestras mas ocultas motivaciones consiguiendo una percepción mas aguda y una mayor evolución. Los tránsitos de Plutón nos evocan imágenes de descender a los infiernos, o a un pozo sin fondo, es decir, bajar al submundo, al mundo del terror y de las sombras. Es una incursión a lo que está oculto en nuestro interior, tanto negativo como positivo. Nos encontraremos con la parte primitiva e instintiva de nuestra naturaleza: los sentimientos de rabia, celos, envidia, abandono, frustración; deseos infantiles de omnipotencia y poder, ansiedad sexual e impulsos destructivos. Solamente cuando aceptamos y hacemos frente a estas emociones y sentimientos negativos, seremos capaces de trabajar con una gran energía, luz y profundidad en cualquier faceta de nuestra vida. También tendremos una gran comprensión y capacidad de entrega por cualquier persona o tarea a la que nos dediquemos.

Allí por donde Plutón transita en la carta, nuestra identidad está en peligro de ser destruida por mediación de los asuntos de esa casa o del principio simbolizado por el planeta con el que Plutón esté en aspecto por tránsito. Nuestro YO, cuyo principal deseo es mantenerse, intenta resistirse a la destrucción procurando ejercitar su poder y su control en ese dominio de la vida. Pero en última instáncia la energia plutoniana nos obligará a cambiar y a enfrentarnos con algunos de nuestros miedos en ese dominio de nuestra vida. Como regla general, las luchas de poder son comunes en cualquier casa por donde transite Plutón, o en relación con cualquier planeta con que éste forme un aspecto por tránsito.

La gente tiende a sentir miedo de los tránsitos de Plutón, porque nos las vemos aquí con Hades, el dios de la muerte. Con frecuencia, los tránsitos de Plutón nos ponen dolorosamente en contacto con la muerte. En algunos caso esto hay que entenderlo literalmente, pero lo más común es que se refieran a “muertes simbólicas”, a muertes de nuestro YO: la muerte de una parte de nosotros mismos tal y como nos conocemos.

“Mientras no hayas muerto y vuelto a levantarte,

extranjero eres para la tierra oscura”

[GOETHE]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *