Los Tránsitos del Sol

El Sol nos informa de nuestro programa humano. Su posición por signo, nos hablará de nuestro programa profundo, de aquellos trabajos que hemos de realizar en la presente encarnación. Representa la Voluntad Suprema. La voluntad de querer ejecutar el programa que tenemos asignado. El trabajo humano está encaminado siempre hacia la expansión de la conciéncia, lo que nos ha de permitir avanzar en nuestro estado evolutivo. A través de él y con la ayuda de las herramientas de que disponemos (planetas, signos, casas, etc.) podremos conectar con nuestro Ego Superior y captar el mensaje divino, ampliando así nuestra conciéncia y la percepción de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

El Sol tarda un año en recorrer los doce signos del Zodiaco. Por lo tanto, el Tránsito del Sol por cada signo dura un mes. Así, cada mes el Sol nos indicará el tipo de energia de la que disponemos para realizar parte de nuestro trabajo humano. La posición del Sol en el momento de nuestro nacimiento indica de qué signo somos y cual es nuestro programa humano en la presente encarnación. Sin embargo, cada mes en su recorrido por los diferentes signos, nos proporcionará un tipo diferente de energia, con la que podemos trabajar para ir completando nuestro programa humano natal. Mediante el desarrollo de las cualidades del signo por el que transita el Sol cada mes, y las vivencias obtenidas en la esfera de nuestra vida designada por la casa donde se halle emplazado, podremos ir completando nuestros trabajos como seres humanos. Su símbolo representa el círculo del espíritu y el punto a través del cual giramos. El microcosmos dentro del macrocosmos. El ego, la individualidad, la conciencia de la personalidad, la esencia, el ser y la creatividad personal. Es el indicador esencial de lo que el individuo está tratando de alcanzar y lo que necesita desarrollar para completar su aprendizaje. Es la fuerza (la Voluntad) que activa todos los potenciales y hace que se desarrollen todos los recursos de que disponemos para llevar a cabo nuestro programa profundo.

Los signos de fuego son portadores de energía, dinamismo, que se traducen como entusiasmo, poder organizador, movilidad, afán de lucha, salud. Su atributo esencial es la voluntad. Cuando el Sol transite por el signo de Aries, será el momento de plantar las semillas de la espiritualidad, de crear cosas nuevas. De utilizar todas nuestras energias en la creación de nuevos proyectos y derramar todo nuestro entusiasmo a nuestro alrededor. Cuando el Sol Transite por Leo (su propio Signo), será el momento de vivir la espiritualidad a nivel interno, intentando comprender los mecanismos y las leyes que rigen nuestro universo. Será el momento de ser un ejemplo para los demás, a nivel moral, respetando esas leyes que nacen de la comprensión interna de ese mensaje espiritual que se plantó en Aries. Cuando el Sol transita por Sagitario, es el momento de comunicar ese mensaje espiritual e idealista que plantamos en Aries, a nuestro alrededor.

Cuando el Sol transite por Cáncer nuestra misión ha de consistir en tomar conciencia de nuestro potencial emotivo, haciendo que se adecue a la parte más elevada de nuestra personalidad. Se trata de promover las experiencias incluidas en nuestro programa, dando prioridad a la cuestión emotiva, trabajando, moldeando y puliendo los sentimientos. Cuando el Sol transite por este signo, será el momento de expandirse y trascender los límites personales y nuestra condición de ser individual, mediante la unión y el intercambio con otras personas. Cuando el Sol transite por Piscis, será el momento de dar amor, de compartir todo ese caudal emotivo con los demás. A un nivel más elevado, se tratará más de un amor sublime, místico y universal que físico. Leer Más…

Cuando el Sol Transite por Libra, es el momento de plantar esa semilla que de lugar, en un futuro, a nuevas ideas. Es el momento de generar nuevos pensamientos que puedan desarrollarse con el tiempo. No intentemos detenernos a analizarlas, no corramos a exteriorizarlas como algo absoluto y acabado…Simplemente dejemos que nuestras ideas fluyan en la dirección que marca el signo de Libra: el trabajo en equipo. Cuando el Sol transite por Acuario hemos de trabajar las ideas elevándolas al mismo tiempo, poniendo nuestro granito de arena para que las cosas sean perfectas y ayudando a los demás a perfeccionar sus obras.Será el momentode buscar y encontrar el esquema de construir sociedades ideales con las que mejorar la convivencia humana, con las que establecer una union de pensamiento. Cuando el Sol transite por el signo de Géminis, será el momento de exteriorizar todas esas ideas que plantamos en Libra, maduramos y estructuramos de acuerdo a la Ley Cósmica en Acuario y que ahora están listas para comunicarse. Pero como pocas veces se alcanza el ideal del signo, si en Acuario, que era la etapa de interiorización, no se ha alcanzado ese nivel de maduración y estructuración de las ideas, es evidente que en Géminis, cuando el Sol transite por ese signo, no podremos exteriorizar lo que no tenemos. De ahí la importancia de trabajar en cada momento, los valores de cada signo, sin precipitarse ni querer hacer las cosas de manera precipitada. Si en Libra plantamos ideas elevadas y en Acuario las interiorizamos adecuadamente, en Géminis exteriorizaremos libertad, orden, trascendencia e ideales elevados.

Cuando el Sol transite por Capricornio, será el momento de utilizar nuestra capacidad de dirigir y organizar tanto social como profesionalmente, sin caer en el autoritarismo pero con firmeza y decisión, buscando el equilibrio y la responsabilidad en nuestros actos. Es el momento de iniciar nuestras construcciones, ya sean físicas, sociales o espirituales, teniendo cuidado con los materiales (emociones, sentimientos, ideas) que vamos a utilizar, ya que de ello dependerá la solidez de lo que construyamos. Cuando el Sol transite por Tauro, será el momento de disfrutar de nuestras obras (si plantamos la semilla, es decir si iniciamos alguna en la etapa de Capricornio). Si trabajamos la parte elevada del signo, será el momento de promover el arte, la ciencia, la moral, la nobleza. Por el contrario, la parte más mundana del signo, nos llevará a disfrutar de las cosas terrenales sin más objetivo que el propio goce. Cuando el Sol transite por Virgo, será el momento de combinar placer y desprendimiento, en gozar dando, brindando generosamente nuestros conocimientos, nuestros sentimientos o nuestra energía física en provecho de aquellos que lo necesiten, actuando humildemente ofreciendo nuestras experiencias sin buscar honores. Será el momento de desprenderse de todo para poder iniciar un nuevo ciclo en Aries, e iniciar así un nuevo ciclo creativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *