Las Fuerzas Constitutivas y los Cuatro Elementos

Arbol de la Vida 003La Cábala es una de las sabidurías más antiguas de nuestra historia, pero sus enseñanzas son totalmente vigentes hoy día. Se la puede considerar como un manual del comportamiento humano, así como de la organización en el macro y microcosmos. Nos describe la relación de todo proceso de vida interior y exterior, de todo lo que existe. Podríamos decir que es la matriz de las culturas de desarrollo espiritual occidental. El origen de esta enseñanza proviene del Antiguo Egipto, aunque más tarde forma parte del saber de la mística hebrea. Se desarrolla posteriormente sobre todo en Europa a partir del los siglos XI. Es parte del sistema filosófico y teosófico revelado al ser humano para contestar las preguntas eternas del hombre acerca de la naturaleza del Mundo, de Dios, del Universo, del Génesis y del destino de la humanidad. Cábala significa transmisión. El Zohar o el Sepher Yetzirah, son dos de los más importantes libros cabalísticos y en ellos hallamos los fundamentos de la astrología.

Así pués, la Astrocábala utiliza los mismos fundamentos que la astrología tradicional, arquetipos zodiacales, planetas, aspectos, etc.… pero además basa su estudio en la estructura del Árbol de la Vida o Etz Hayim, un organigrama que se compone de 10 Centros o Sephiroth que guardan correspondencia con el sistema planetario, repartidos en 3 columnas que se conectan mediante Senderos.

signos-astrologiaLa rueda zodiacal está compuesta por 12 signos que se representan por este orden:

Aries-Tauro-Géminis-Cáncer-Leo-Virgo-Libra-Escorpio-Sagitario-Capricornio-Acuario-Piscis.

Así se nos representa el zodíaco constituido, pero cuando el Dios de nuestro sistema solar inició los trabajos de creación de nuestro universo, no utilizó las fuerzas zodiacales por este orden, sino que primero organizó la vida con el material provinente de los signos de Fuego; después utilizó los ingredientes procedentes de los signos de Agua; luego, las fuerzas de los signos de Aire, y finalmente las energías de los signos de Tierra. Así, tendremos una primera clasificación:

Fuego: Aries, Leo, Sagitario.

Agua: Cáncer, Escorpio, Piscis.

Aire: Libra, Acuario, Géminis.

Tierra: Capricornio, Tauro, Virgo.

Cada una de las fuerzas del Zodiaco se expresa en nosotros en tres tiempos sucesivos: nos penetra, permanece y sale. Cuando la fuerza penetra en nosotros, nos hace depositarios de un potencial que es un motor que nos pone en marcha hacia algo que en su momento se realizará. Los signos portadores de esa fuerza de penetración se conocen astrológicamente como signos cardinales. El elemento Fuego representa la fase Yod y en él está activo Kether-voluntad.

Viene luego el tiempo de permanencia o interiorización, en el que las fuerzas cósmicas operan en nuestra naturaleza interna, plantando en nosotros las semillas que han dejado los signos anteriores. Los signos que realizan este trabajo se conocen con el nombre de signos fijos. El elemento Agua representa la fase He y la fuerza activa es Hochmah-Amor.

Signos de Tierra 003Por último, en la fase de salida o exteriorización, tendremos que la fuerza que nos penetró en la primera fase, que germinó en nosotros en la segunda, sale al exterior transformada, según el contenido de nuestra naturaleza interna. Los signos portadores de esta tercera fuerza se conocen con el nombre de signos dobles o comunes. El elemento Aire representa la fase Vav y la fuerza activa es Binah-Inteligencia estructuradora.

Aplicando este conocimiento, obtendremos una segunda clasificación de las fuerzas Constitutivas o Signos del Zodiaco:

Signos Cardinales: Aries-Cáncer-Libra-Capricornio (Yod).

Signos Fijos: Leo-Escorpio-Acuario-Tauro (He).

Signos Dobles: Sagitario-Piscis-Géminis-Virgo (Vav).

En el trabajo de creación, decíamos, el Dios de nuestro sistema solar empezó utilizando las fuerzas provinentes de los signos de fuego, las cuales alimentaron Su Designio. Su propósito creador; es decir, le facilitaron la semilla de su futuro universo. Luego utilizó las fuerzas provenientes de los signos de agua, los cuales pusieron a su disposición esa esencia llamada Amor. Dios mezcló en esa etapa designio y amor, haciendo con ellos una de las columnas de su obra. Los signos de aire ofrecieron después sus fuerzas y con ellas Dios estableció las leyes que rigen el universo y de ellas nacieron en nuestro bajo mundo la lógica y la razón, que constituyen la segunda columna de la obra divina, la de la izquierda, y que nos permiten comprender el funcionamiento de la máquina cósmica, al descubrir las leyes que la mueven. Ya sólo falta que los signos de tierra entraran en funciones para ofrecer al Creador su fuerza coagulante y cristalizante con la que envolver las energías de los demás signos, de manera que dispusieran de un cuerpo material para manifestarse. Con esas fuerzas, Dios vistió Su Obra, le dio un ropaje y una apariencia.

Signos zodiaco

Resumiendo lo que acabamos de decir: los pertenecientes a signos de fuego pondrán en el mundo las semillas de las cosas y, como tales, serán portadores de futuro. Los pertenecientes a signos de agua ofrecerán su propia tierra corporal y emocional para que esa semilla pueda enraizarse: serán portadores de amor, que se expresa como un ardor interno que los impulsa a llevar a la perfección la obra. También sus frutos corresponderán a una etapa futura, pero a un futuro ya más inmediato. Los pertenecientes a signos de aire realizarán su obra a través de la ley y el orden: son portadores de lógica y de razón e instituyen el marco legal en el que la obra podrá ser realizada. Los pertenecientes a los signos de tierra son los que instituyen realmente en el mundo físico lo que el espíritu proyectó en su día.

[Curso de Iniciación a la Astrologia y el Tarot, Kabaleb]

One thought on “Las Fuerzas Constitutivas y los Cuatro Elementos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *