Júpiter en Tránsito por Casa II

Este tránsito se ha asociado tradicionalmente con hacer dinero e incrementar la salud, y algo de cierto hay en esto porque durante este tiempo intentaremos crecer en la esfera de las posesiones materiales y los recursos. Pero en un sentido más amplio, lo que uno hace en esta época es actualizar su propia escala de valores. Si lo que se valora son las posesiones físicas o el dinero, éstos serán los ámbitos en los que se tratará de crecer. Y si los valores son de tipo espiritual (ideales, justicia o cualquier otro), se intentará mejorar en estos ámbitos. Obviamente, es muy importante ahora comprender cómo uno usa los recursos, porque las oportunidades que se presenten tendrán que ver con conseguir todo lo posible sobre lo que se desea, dentro de lo razonable. Desgraciadamente existe un gran peligro para despilfarrar recursos con este tránsito, si no se tienen claros los propios deseos y necesidades.

Lo que uno debe hacer en su vida ahora es mirar las propias metas con honestidad porque así se puede saber qué hacer para lograrlas. Será fácil hacer los cambios necesarios que permitan alcanzar los objetivos deseados, así que hay que planificar los cambios prudentemente. Esto no quiere decir que haya que volverse un asceta.Tan solo se trata de asegurarse de que uno lo desea, y que no es solo un símbolo de algo que uno cree que desea. Mucha gente adquiere posesiones simplemente porque se espera de ellos para estar a la altura de un determinado estatus social o por el placer que produce conseguir esos bienes materiales. Desde otro punto de vista, uno aprende más sobre sí mismo y sobre cómo manejarse con las posesiones. Desenvolverse bien con el mundo material puede ser beneficioso para la autocomprensión. Por esta razón, se trata de un buen periodo para invertir dinero con algo de dominio sobre uno mismo o adquirir posesiones bien sea por disfrute o por inversiones. Y en líneas generales, puede mejorar la economía, ya sea por pedir un aumento de sueldo o porque se conceda un préstamo, o porque las condiciones financieras de la persona experimentan una notable mejoría. Uno puede sentirse generoso durante este tránsito, haciendo donaciones a instituciones educacionales o religiosas.

Júpiter es el rostro visible de Hesed y por ello es portador de abundancia paradisíaca, inherente a este Séfira. Si su posición en un horóscopo indica aquello que el individuo poseerá en abundancia y señalará el dominio en el que ejercerá el poder, a través de sus tránsitos podremos ver qué tipo de energias tendremos en abundancia y el uso que haremos de ella, así como las parcelas en las que podremos ejercer cierto dominio y poder. A nivel externo, la Casa II simboliza los recursos y bienes materiales y como accedemos a ellos. A nivel interno, representa nuestro sistema de valores, aquello que nos proporciona seguridad. Con Júpiter transitando pr este sector de nuestra carta, tendremos un período de bonanza materia y económica y un fácil acceso a aquellos bienes materiales que deseamos, siempre que, como dije anteriormente, sean razonables. Los malos aspectos pueden llevarnos a cometer los excesos propios del planeta y a gastar más de la cuenta. Pero Júpiter también puede llevarnos, si somos capaces de conectar con la parte más elevada de la energia que representa el planeta, a mirar en nuestro interior en busca de un nuevo sistema de valores, basado en la búsqueda de esa verdad superior que puede llevarnos a conectar con la parte más elevada de nosotros en busca de una nueva visión de la vida. Todo dependerá del nivel en que trabajemos las energias del planeta durante el Tránsito por la Casa II: la parte externa y más mundana de los goces materiales, o la parte interna en busca de un nuevo sistema de valores que nos permita elevarnos espiritualmente…

One thought on “Júpiter en Tránsito por Casa II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *