Júpiter en Tránsito por la Casa VI

Casa VI en VirgoLa Casa VI expresa en la Tierra las potencialidades de Virgo y expresa la Ley de restitución: en nuestro maniobrar humano hemos contraído deudas con unos y con otros y al final de un gran ciclo de experiencias, antes de iniciar un nuevo ciclo, debemos pagar las deudas contraídas en el ciclo que termina. De ahí que la Casa VI sea considerada, astrológicamente, como la del servicio. No podemos empezar un nuevo ciclo si antes no hemos restituido al mundo del que estamos saliendo lo que debemos y que nos ata a este mundo. Es, por lo tanto, la casa de los servicios y con el servicio están los servidores, los inferiores, los elementos que viven en el mundo que pretendemos dejar por otro más elevado, de modo que en este sector del horóscopo vemos el perfil de los que están a nuestro servicio, de aquellos sobre los que tenemos mando y autoridad, y que encontraremos en otra vida mandando sobre nosotros si no sabemos tratarlos, renunciando a sus servicios. En esta Casa VI pagaremos religiosamente los favores que se nos pidan y que suponen casi siempre una humillación, ya que para pagar tenemos que descender a un mundo más bajo, tenemos que inclinar la cabeza, puesto que los que nos pasan factura son residentes de ese mundo inferior. La Casa VI también corresponde a nuestra facultad y forma de utilizar nuestras cualidades según las necesidades que se presentan en la vida. Aquí vemos nuestra actitud hacia el trabajo y el modo de cómo organizamos nuestra existencia. Indica por tanto, la relación con lo cotidiano, con los subordinados, con los colaboradores, y además la capacidad de organización del propio trabajo. Es también la casa que revela el estado de salud, hacia qué tipo de enfermedad se tiende y las partes del cuerpo más vulnerables.

Júpiter es el rostro visible de Hesed y por ello es portador de abundancia paradisíaca, inherente a este Séfira. Cada 12 años da una vuelta al zodíaco y al transitar la Casa VI traerá abundáncia y poder a este sector. Sea cual sea la posición del individuo en la vida, hay un espacio en el que debe ejercer el poder para obtener los frutos que esa experiencia ha de proporcionarle, a fin de vivir plenamente su existencia. Júpiter representa la búsqueda de la Verdad y cuando transite por la Casa VI, es posible que el individuo crea que el significado de la vida reside en ser eficiente, útil y servicial con los demás. Es una época en la que venerará el trabajo como una deidad. Búsqueda de Dios a través del orden y la adhesión a rutinas y rituales. Durante este Tránsito, la persona puede llegar a la creencia de que el cuerpo es el templo del espíritu; por consiguiente, tendrá un gran interés por la pureza y la limpieza, tanto en lo interior como en lo exterior.

Júpiter_01Las palabras claves de este Tránsito son: el deber, la responsabilidad y el servicio. Habrá oportunidades de encontrar trabajo, mejoras en las condiciones del trabajo y beneficios por medio de asociaciones de trabajos comerciales. Cuando Júpiter transita esta Casa, le da a la persona la habilidad de progresar en el mundo, precisamente porque las exigencias de su ego están gratificadas a un nivel que la mayoría de la gente no entiende realmente, pero lo siente y disfruta mucho en este momento de la estructura de su trabajo, ahora le aporta un sentido de propósito a su vida. Aceptará más trabajo sin necesariamente recibir un ascenso, pero merecerá, desde luego, el respeto de sus superiores. Será amable y considerado hacía sus empleados y colaboradores. Tendrá buena salud y buen cuidado con su cuerpo, pero hay que procurar cultivar buenas costumbres dietéticas y evitar comer excesivamente. Con Aspectos positivos, añade optimismo, visión y comprensión al trabajo. A menudo, hay un sentido de apoyo a los demás que va más allá de la ambición personal. Sin embargo, los malos aspectos planetarios sobre Júpiter, o bien reducirán sus poderes, dejando al individuo privado de mando en el sector en que Júpiter se encuentra, o, por el contrario, harán que ese poder sea arrogante, insolente, injusto y que la corrupción y los excesos sean los motores que muevan su vida. Por lo tanto, los malos aspectos planetarios sobre este sector anunciarán salud precaria por culpa de los excesos, siendo el higado el principal afectado, aunque también tendencia a la obesidad, y artritis. Anunciarán igualmente servidumbre y subordinación a otras personas. Exceso de celo en el trabajo que no procura ninguna ventaja ni ningún reconocimiento. Habrá tendencia a la pereza y a tomar demasiadas cosas por sentado en lo que concierne al trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *