Mercurio Retrógrado 2017

Durante el 2017 los tránsitos de Mercurio retrógrado se dan en los signos de Tierra y de Fuego: el primero en Tauro y Aries (Abril – Mayo), el segundo en Virgo y Leo (Agosto – Septiembre) y el tercero en Sagitario (Diciembre). Los ajustes que se dan durante el movimiento retrógrado de Mercurio suelen tener un tema o un patrón para todo del año. Durante el 2017 el tema apunta a una revisión progresiva de los valores, las estructuras materiales y el concepto materialista de la vida (Tierra). Pero como el Elemento Fuego también actua, también nuestras metas y nuestras verdaderas aspiraciones tendrán que ser revisadas y eso puede llevarnos a tomar nuevas decisiones para nuestra vida. En este sentido, el cambio que soñamos a gran escala, necesita de estos ciclos de introspección y revisión para asegurarnos que integramos sueños con realidad, acción con pragmatismo. Estos ajustes son fundamentales ya que nos permiten poner en marcha grandes cambios, inspirados por la audacia y la innovación de los signos de fuego. Así, su Tránsito en retrogradación por signos de Fuego, nos llevará a revisar nuestros proyectos, nuestros objetivos vitales, con el propósito de ver si van en la linea de nuestro programa humano (una vez revisada nuestra vida material y las estructuras que la forman), ayudándonos a reflexionar y a hacer los ajustes necesarios. Nuestra Voluntad estará limitada, pero nos permitirá no tomar decisiones precipitadas, al darnos la oportunidad de meditar sobre aquellas cosas que queremos poner en marcha.

El primer Tránsito en retrogradación de Mercurio se inició en Tauro y transcurrió también en el signo de Aries (Marzo-Abril). Fué el momento de revisar nuestra capacidad y libertad de crear, de ejercer esa prerrogativa divina de poder construir el mundo a nuestro antojo y crear las estructuras que han de permitir a la sociedad expresarse (primer decanato de Tauro). Posteriormente, en su paso por Aries (antes de volver al movimiento directo), Mercurio retrógrado nos permitirá revisar esos proyectos-semilla antes de ponerlos en marcha para ver si se adecuan a nuestro programa humano, tanto a nivel individual como colectivo. Aries es el primer signo de la trilogía de fuego, es el Yod de ese elemento, y cuando el Sol transita por este signo, es el momento de plantar las semillas y de recibir el impulso hacia la realización de nuevos proyectos. Toda semilla plantada que no vaya en la dirección de una mayor evolución espiritual, no arraigará y no dará los frutos deseados. Mercurio es el mensajero de nuestra conciencia visionaria y nos pide que nuestro camino, nuestros proyectos y nuestras decisiones sean coherentes con nuestras aspiraciones y nuestras metas más elevadas.

El segundo Tránsito en retrogradación de Mercurio se inicia en el signo de Virgo para volver unos dias a Leo (Agosto-Septiembre) antes de iniciar su movimiento directo. Virgo es el tercer y ultimo signo del elemento Tierra, es el Vav y corresponde a la fase de renuncia de los valores materiales. Antes de dar por finalizado un gran ciclo de experiencias, se procede a una gran recapitulación y síntesis de todo lo vivido anteriormente. Es, por lo tanto, el momento para la renuncia de los valores materiales, de la riqueza, del poder, de los placeres mundanos. Nuestra misión profunda consistirá, además de desligarse de todo, de transmitir todo nuestro conocimiento y toda nuestra experiencia, sea al nivel que sea, a la gente que nos rodea. Deberemos pués, estar dispuesto a servir y a ser útil a los demás. Esta actitud conlleva una gran humildad, de la que tendremos que hacer gala, si queremos responder a las vibraciones más elevadas del signo.

Además, el signo está regido por el Mercurio filosófico, como decían los alquimistas, y ese Mercurio nos da la oportunidad de una inteligencia excepcional que nos permita contemplar todas las cosas desde una cierta altura. Y en retrogradación, será el momento de, desde esa altura, reconsiderar nuestros valores materiales como sociedad (y también como individuos). Una vez reconsideremos nuestra actitud frente a lo material y desprendidos de todo lo innecesario, el paso de Mercurio retrógrado por Leo, nos dará la oportunidad de revisar nuestros proyectos a nivel interno. De reflexionar sobre el futuro que queremos construir. Sobre aquella semilla plantada en aries y que revisamos en Abril-Mayo cuando Mercurio retrogrado transitó por Aries.

Durante su paso por Virgo en retrogradación, Mercurio formará una conjunción con el Sol (26 de agosto). Este Aspecto nos deberia dar lucidez y claridad para realizar ese trabajo. Se ha evitar, sin embargo, los criterios demasiados absolutos y también, a veces, una cierta vehemencia. Podemos ser reflexivos e introspectivos, pero también podemos llegar a mostrarnos egocéntricos, inflexibles y obstinados, mostrando falta de imparcialidad.

Leo es el segundo signo del elemento Fuego, es el He de ese elemento y representa la fase de interiorización del mundo de la espiritualidad. Si Aries es la puerta de entrada de las energías cósmicas en el hombre, en Leo tenemos la oportunidad de interiorizar esas energías y saturarnos internamente de ellas. Durante este segundo Tránsito retrógrado, Mercurio nos da la oportunidad de revisar y reflexionar para intentar comprender los mecanismos y las leyes que rigen nuestro universo. De esta manera, seremos capaces de respetar esas leyes que nacen de la comprensión interna de ese mensaje espiritual que se plantó en Aries. Será el momento de organizar la sociedad siguiendo esas leyes, esa semilla que plantamos en Aries, orientada hacia un futuro más justo socialmente y con plena libertad. Mercurio retrogrado nos permitirá revisar esas leyes y comprobar si esa semilla que plantamos en Aries, se está abonando correctamente para que dé sus frutos.

Durante su paso por Leo en retrogradación, Mercurio formará una conjunción con Marte (3 de Septiembre). Este aspecto puede volvernos impulsivos y con poco tacto a la hora de comunicarnos, intentando imponer nuestro criterio sobre el de los demás. Dispondremos de la energia necesaria para comunicar ese nuevo mundo interior que podemos explorar y revisar durante el tránsito de Mercurio retrógrado por Leo, pero es posible que intentemos hacerlo de una forma brusca e impulsiva, generando ciertos conflictos. Es necesario reflexionar, antes de actuar y Mercurio retrógrado, favorecerá esa actitud.

El tercer Tránsito en retrogradación de Mercurio tiene lugar en el signo de Sagitario (Diciembre). Sagitario es el tercer signo del elemento Fuego, es el Vav de ese elemento y representa la fase de exteriorización de ese mensaje espiritual (de esa semilla plantada en Aries). El designio espiritual que penetró en el hombre a través de Aries, que llenó su espacio interior a través de Leo, se exterioriza a través del de Sagitario. Cuando Mercurio retrógrado transite sagitario, tendremos la oportunidad de una última revisión antes de volcar al exterior los valores morales para ordenar y reordenar nuestra tierra humana y proceder después a la ordenación de toda la sociedad. Es el momento de recoger los frutos de ese esfuerzo realizado en las etapas anteriores y comunicar ese mensaje espiritual e idealista que plantó en Aries, a su alrededor. Mercurio retrógrado, nos dará la oportunidad de revisar ese mensaje para adecuarlo a nuestro progreso evolutivo y espiritual. Podremos analizar y reflexionar sobre esos valores morales y realizar los ajustes necesarios antes de ser lanzados a toda la sociedad.

Mercurio es el Planeta que más deja sentir su efecto cuando está Retrógrado. Durante estos períodos de retrogradación todo parece andar mal, provoca retrasos, malos entendidos y frustación. Nuestra claridad mental y de ideas se verá afectada, con lo que no es un buen momento para tomar decisiones. Sin embargo, con Mercurió retrogrado, será un buen momento para la revisión de nuestros asuntos y para dedicar tiempo a la reflexión. Momento para reorganizar nuestra vida y reflexionar sobre los asuntos del sector por el que Mercurio Transita. Así es que, en lugar de reaccionar a los aparentes retrasos y trastornos, observemos y miremos que podemos hacer para rectificar, reflexionando y analizando con calma nuestras decisiones. De este modo conseguiremos, para el final de la retrogradación, que las cosas se clarifiquen y tengamos un mejor criterio para tomar las decisiones oportunas. Lo retrógrado nos lleva hacia atrás, o sea, hacia adentro, por lo que podemos experimentar grandes avances durante este tiempo en relación a nuestro mundo interno.

Así, su Tránsito en retrogradación por signos de Fuego, nos llevará a revisar nuestros proyectos, nuestros objetivos vitales, con el propósito de ver si van en la linea de nuestro programa humano, ayudándonos a reflexionar y a hacer los ajustes necesarios. Nuestra Voluntad estará limitada, pero nos permitirá no tomar decisiones precipitadas, al darnos la oportunidad de meditar sobre aquellas cosas que queremos poner en marcha. En signos de Tierra existirá una tendencia a revisar la materia, la sustancia, los valores, las estructuras materiales, el concepto materialista de la vida. Las Casas por donde transite nos indicará en que sectores de nuestra vida tendremos que hacer ese tipo de revisión.

Cuando Mercurio se pone retrógrado simplemente es hora de cambiar nuestro ritmo. Mercurio retrógrado nos recuerda que debemos ir más despacio y terminar los asuntos que traemos entre manos antes de comenzar otras. Es por eso que este es el tiempo ideal para leer entre líneas o desandar nuestros pasos para atar cabos sueltos que hayamos podido pasar por alto. Nos volvemos más intuitivos, receptivos y reflexivos durante este periodo, y resulta provechoso para analizar y revisar contratos, reexaminar las situaciones, para ponernos a estudiar y tener más retentiva.

El movimiento retrógrado de Mercurio nos ofrece la capacidad de revisar nuestra vida y nuestra conexión con la realidad. Estas pequeñas pausas en nuestro movimiento son señas de una respiración cósmica que nos invita al perfeccionamiento de nuestra tarea y a la responsabilidad de nuestra acciones y decisiones. Ralentizamos para no ir demasiado rápido, por lo que este periodo nos invita más que nunca a la cautela, a la paciencia, a la escucha, a la espera y al refinamiento de nuestras motivaciones. Mercurio es el mensajero de nuestra conciencia visionaria y nos pide que nuestro camino, nuestros proyectos y en nuestras decisiones sean, paso a paso, día a día, coherentes con nuestras aspiraciones y nuestras metas más elevadas. El tiempo durante el cual Mercurio está retrógrado funciona como un paréntesis que nos ayuda a disolver los dramas emocionales del pasado y dar pasos firmes hacia adelante. Este es un tiempo para despedirnos de situaciones antiguas que no nos dejan abrazar con valentía un nuevo futuro.

Si somos capaces de aprovechar, tanto individualmente como a nivel colectivo, estos ciclos de Mercurio en retrogradación, deberiamos ser capaces de haber revisado la manera en que creamos las estructuras necesarias para que la sociedad se manifiste y plantar nuevos proyectos para mejorar la sociedad, de acuerdo con las leyes del universo (Tauro-Aries en Abril / Mayo). De desprendernos de todo lo innecesario y de revisar los valores materiales en los que se basa nuestra vida y nuestra sociedad, para revisar interiormente esos nuevos proyectos para acabar de madurarlos y ajustarlos a los ritmos cósmicos (Virgo-Leo en Agosto / Septiembre) y, por último, de revisar ese mensaje para adecuarlo a nuestro progreso evolutivo y espiritual. Podremos analizar y reflexionar sobre esos valores morales y realizar los ajustes necesarios antes de ser lanzados a toda la sociedad (Sagitario en Diciembre). Pero eso depende de todos nosotros, a nivel individual como colectivo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *