Tag Archive for transitos de neptuno

Tránsitos Planetarios

La carta natal es un momento congelado en el tiempo, una imagen del cielo tal y como se lo ve en el momento y lugar de nacimiento. Pero los planetas no dejan de moverse en el momento que alguien nace. Los tránsitos muestran dónde están los planetas hoy en el cielo, en relación con la posición que ocupaban en el momento del nacimiento. Los planetas en sí no nos hacen cosas, ni nos hacen hacer nada. Los planetas no causan acontecimientos, sino que simbolizan energias y fuerzas que están operando en nosotros y que influyen en lo que encontramos y lo que atraemos en la vida. Sin embargo, los trásitos se correlacionan con acontecimientos externos que al parecer caen inesperadamente sobre nosotros. Una persona se encuentra con determinados acontecimientos porque los necesita para poder llegar a ser más plenamente lo que sólo es en potencia. Los tránsitos, al ir activando los diferentes sectores de nuestra carta, promueven el tipo de cambio que necesitamos realizar para convertirnos en aquello que hemos de llegar a ser.

Los tránsitos suponen cambios y ajustes en la esfera de nuestra vida que en ese momento se ve activada. Si no estamos atentos a las pautas de crecimiento o no las respetamos, es probable que atraigamos a nuestra vida circunstancias externas que nos fuercen a cambiar o a adaptarnos. De ahí que muchos tránsitos planetarios esten relacionados con períodos de crisis. La vida no siempre es fácil. Es imposible vivir en profundidad y no sentir dolor ni pasar por épocas de crisis, depresiones o cambios que producen transtornos importantes. Una crisis puede ser considerada como una catástrofe, como algo terrible que hay que evitar a cualquier precio,pero también se la puede entender como un momento decisivo, un paso o una etapa crítica dentro de nuestra evolución, como la posibilidad de que suceda algo nuevo, una oportunidad para crecer, para aprender más sobre la vida y nosotros mismos.

Todos los planetas, en su continuo deambular, van activando los diferectes sectores y aspectos de nuestra carta. Sin embargo, son los planetas lentos, los llamados transpersonales (Urano, Neptuno y Plutón), los que ejercen una mayor influencia y se relacionan con las crisis de nuestra vida, con el objetivo de que realicemos los cambios necesarios para obtener un mayor crecimiento y una elevación de nuestra conciencia.

Neptuno en Piscis

Neptuno transita ahora por Acuario, donde permanecerá hasta abril del 2011 cuando se desplazará a Piscis, para luego efectuar otro último tránsito retrógrado por Acuario en agosto de ese mismo año hasta febrero del 2012. A partir de ahí, Neptuno empezará a transitar por Piscis, su signo regente y último del zodiaco, completando así, al igual que Urano, un ciclo entero e iniciando un nuevo ciclo. Como vemos, los planetas transpersonales, aquellos que marcan grandes acontecimientos a nivel de lo colectivo, inician un nuevo ciclo (Urano ya lo ha hecho y Neptuno lo hará en pocos años, cuando deje el signo de Piscis, para iniciar un nuevo ciclo por el zodiaco).

El último tránsito de Neptuno por Piscis (1847-1861) coincidió con el fin del sistema feudal y servil en Europa, los movimientos de liberación de esclavos en Estados Unidos, la instalación del primer cable de comunicaciones submarino, el auge del espiritualismo y el impresionismo en la literatura y la música. Si seguimos esta pauta confiemos, con un tono optimista, que los próximos años en los que Neptuno transite por Piscis -hasta el 2025- sean años repletos de buena energía entre todos los seres humanos, comunicaciones, independencia y un renacimiento de las artes, la música, la poesía, el amor entre todos.

En su tránsito por Acuario, del que aún quedan 2 años, la tendencia colectiva de Neptuno se ha unido al concepto de fraternidad universal de Acuario. De alguna manera, este tránsito está preparando a la humanidad para el final de ciclo de Neptuno allá por el año 2025-2027. Lo colectivo ha de triunfar sobre lo individual y la sociedad ha de dar ese gran salto hacia un mundo más universal donde todos los individuos se fundan en algo más grande. Se ha intensificado la conciencia de la necesidad de una humanidad transformada. Cuando hablemos de Plutón, veremos su papel desde Capricornio, favoreciendo todas esas crisis del mundo material y financiero y la caida de estructuras caducas, que ya no tendrán sentido en un mundo que se base verdaderamente en lo colectivo y el bien común. La necesidad, aunque sólo sea por pura supervivencia, de un espíritu humanitario más altruista, terminará por hacerse óbvia.Hoy disponemos de medios de comunicación que abarcan el mundo entero, las redes, internet…Nos han acercado unos a otros de tal manera, que ya no podemos hacer caso omiso del sufrimiento en otras partes del mundo.

Con la entrada de Neptuno en Piscis, combinado a este escenario de cambios fuertes y trascendentes nos enfrentamos con la disolución propia del planeta. Neptuno vuelve a la fuente, vuelve a las aguas uterinas. Mas disolución para las estructuras, mas disolución para los límites impuestos por la sociedad. Probablemente muchas luchas ya no sean necesarias. Luchas sobre la igualdad de sexos, o sobre la aceptación de las diferentes sexualidades, etc.

La espiritualidad tomará mucha fuerza, no sobre antiguas religiones, sino sobre creencias más libres, sobre la existencia de nuevas formas de sentir o vivir una espiritualidad más plena, sin normas que cumplir. Neptuno es muy generoso y en Piscis, su signo, lo es más. Es sumamente permisivo y no tiene fronteras, todo está bien para Neptuno y sobre todo en Piscis.

Pero hay que contemplar las dos caras de Neptuno, también nos muestra el engaño, el fraude, la droga, los vicios, la corrupción.Todo depende de cómo evolucione el mundo. De cuanto vaya aprendiendo con los tránsitos anteriores.

Neptuno en Piscis será la etapa final del ciclo actual del planeta por el zodíaco. Cabe la esperanza de que podamos ver la expresión más elevadas de las vibraciones de este planeta. Todo final de ciclo es el momento de la siembra de otro nuevo. Es normal que durante este tránsito exista una parte de confusión y vacilación, ya que el mundo comienza a vivir un nuevo ciclo lleno de cambios, muchos de ellos radiacales y basados en duras experiencias. Se produciran tensiones entre las naciones más poderosas económicamentes y las zonas del mundo menos desarrolladas, pero es de esperar que, a medida que avance el tránsito de Neptuno por Piscis, y aunque de una manera lenta, se vaya produciendo una distribución más equitativa y no tan basada en la explotación, de los recursos y las riquezas.

Habrá también un aumento de la sensibilidad hacia nuestro planeta, nuestro hogar. Aumento de la conciencia ecológica y de que los problemas han de ser resueltos entre todos, aumentando la cooperación entre los paises a la hora de tomar decisiones que nos afectan a todos.

Tránsitos de Neptuno

A diferencia del impacto de Urano, con su tendencia a irrumpir de forma precipitada, provocando con frecuencia un efecto sorprendente, espectacular y traumático, Neptuno entra con el más sutil de los disfraces, introduciéndose lentamente en la conciencia povocando cambios de una forma lenta, pero no por ello menos completos. Con frecuencia, estos cambios van asociados con el sentimiento de que algo está pasando. Neptuno prepara a la persona para el renacimiento mediante un lento proceso de disolución de las pautas conocidas de la personalidad y de su expresión.

Neptuno transmite el deseo de trascender el sentimiento de ser un Yo aparte para fundirse con algo más grande, en relación con el sector de nuestras vidas por el que esté transitando. Neptuno es un disolvente de fronteras y, en sus tránsitos, difumina la frontera entre nosotros y los demás. Neptuno transmite el deseo de trascender el sentimiento de ser un Yo aparte para fundirse con algo más grande, en relación con el sector de nuestras vidas por el que esté transitando. Neptuno es un disolvente de fronteras y, en sus tránsitos, difumina la frontera entre nosotros y los demás. Estos súbitos avances en la conciencia pueden producirse espontáneamente, en cualquier parte y en cualquier momento, aunque frecuentemente van asociados con ciertos sentimientos o actividades: momentos de serena comunión con la naturaleza, escuchando música, meditando y otros semejantes .La dimensión positiva de los tránsitos neptunianos es la forma en que se nos abren nuevas oportunidades, de que es posible pulir las actitudes y los valores existente y de que los intentos de convertir los ideales en realidad pueden tener éxito.

Es muy frecuente que bajo la influencia de los tránsitos de Neptuno, sintamos una especie de ansiedad, una fuerte inclinación a seguir cierto camino: empezamos a ir en esa dirección, pero después algo nos detiene e interrumpimos el proceso. Quizá queremos estar absolutamente seguros de hacia dónde nos llevará finalmente la dirección que escogimos, pero Neptuno no ofrece esta clase de garantias; lo que nos pide es que nos entreguemos sin saber qué recibiremos a cambio. Puede que nos encontremos que el mundo se nos desmorona. El suelo desaparece bajo nuestros pies,y las estructuras y los apuntalamientos que dábamos por seguros se desploman. Mientras esto sucede, es difícil imaginar que de la disolución que experimentamos pueda salir nada positivo. Solo cuando finalmente renunciamos y nos relajamos,creamos la posibilidad de que llegue algo que nos ayude a superar nuestras dificultades y a dar el paso siguiente para entrar en una nueva fase de la vida.

« Nuestro destino, el centro y hogar de nuestro corazón, está en el infinito, y sólo allí ».

[Wordsworth]

Estas palabras, escritas por un gran poeta romántico inglés, encierran en sí la esencia de Neptuno: el deseo de transcender el deseo de ser un yo aparte para fundirse con algo más grande. Aunque con frecuencia hablemos de « encontrarnos a nosotros mismos » , es decir, de que cada uno descubra su peculiar identidad y se defina en función de atributos y logros que él mismo ha escogido, Neptuno es lo opuesto: es el anhelo de perdernos, de disolver o trascender las fronteras del Yo aislado.

Neptuno: El Soñador Visionario

Neptuno esta relacionado con el deseo de sublimación, donde uno quiere fundirse en una totalidad superior. A nivel más concreto suele indicar un punto de fantasía, abnegación y autoengaño. Neptuno representa la necesidad colectiva de tener aspiraciones, la esperanza de la vida perfecta, y estos primeros ideales con una fundamentación política son la reacción inicial del hombre ante las influencias planetarias transpersonales que afectan a lo colectivo en su dimensión mental y afectiva.

Para la astrología cabalística, Neptuno es considerado una octava superior de Mercurio y es el encargado de abrirnos las puertas hacia realidades superiores. Es decir, si Mercurio se relaciona con la mente concreta y es el encargado de enseñarnos el funcionamiento de lo pequeño, Neptuno se relaciona con la mente superior y es el encargado de ofrecernos una comprensión de todo lo que está más allá de nuestra realidad concreta y cotidiana. Para ello podemos utilizar su energia por su vertiente creativa, aprovechando su sensibilidad y la intuición que nos aporta, o bien por su vertiente mistico-espiritual.

Neptuno intentará disolver las barreras que ha ido construyendo nuestra personalidad, para que nos abramos a una visión más universal y holística del mundo. Negativamente puede transportarnos al mundo de las drogas y el alcohol como via de escape hacia esos mundos superiores. Puede por tanto, actuar como un gran iluminador o como una nebulosa, confundiéndonos dentro de un mundo de ilusiones y fantasias, si no comprendemos su mensaje. Neptuno es un canal por medio del cual se nos hacen accesibles otras realidades que nos ofrecen la posibilidad de crear cosas verdaderamente nuevas.

La imaginación disuelve falsas barreras y limitaciones restrictivas con sólo decir: « ¿ Por qué no pensar en…? ». Liberar la imaginación humana es una de las principales claves de la transformación de la vida a un nivel global. Si comenzamos por los sueños de mejoramiento personal y vamos avanzando hacia visiones más globales, quizás podamos convertirnos en eficaces soñadores visionarios, capaces de transformar la realidad.

Desde el descubrimiento de Neptuno, en 1846, se ha producido un cambio notable en la conciencia humana y en la evoluciín de la sociedad. Así como Urano abrió las puertas a la era del crecimiento mental e intelectual, Neptuno ha estimulado el nacimiento de un corazón abierto y compasivo, empeñado en asegurarse de que se haga una aplicación sabia, prudente y bien orientada de los conocimientos de la humanidad. La visión de Neptuno es la visión de un corazón dedicado al servicio de la colectividad, que procura beneficiar a todo el mundo, constantemente en expansión, enriquecedor, amplio e inspirado, y que intenta potenciar en todos los que caen bajo su hechizo el impulso de seguir su propia búsqueda visionaria.

¿Cual es la mayor enseñanza de Neptuno para la humanidad?… Es la visión de un gran sueño, en el que los seres humanos aprendemos a convivir con todos los reinos de la naturaleza en paz y recíproca armonia, y cuya luz orientadora es la del amor y una compasión universales. Es una gran visión, y el hecho de que la convirtamos o no en realidad depende, precisamente, de nuestras opciones. La cuestión es como podemos cooperar con Neptuno si es que decidimos compartir su visión. Y para ello hay una respuesta simple:

«Yo soy […] un soñador práctico. Quiero convertir mis sueños en realidad ».

(Gandhi)