Tag Archive for transitos planetarios

Júpiter en Tránsito por la Casa V

Casa VLa casa V es la casa del Sol y simboliza nuestra aspiración a la expresión de nuestra personalidad y de nuestras cualidades. Aquí se manifiesta nuestro placer de experimentar y nuestra fuerza creativa. También muestra la relación que tenemos con los niños, así como el niño que se esconde en nuestro interior. La Quinta Casa nos proporciona conocimiento acerca de la sexualidad, del placer de vivir y de la constitución física en general. Representa la carga vital, la actividad sexual, la creatividad artística, la capacidad de procrear. Indica cómo será asimilada la paternidad o maternidad, la relación con los hijos y las dotes pedagógicas. Es también la casa de las diversiones, de los placeres y devaneos amorosos, revelando cómo el individuo experimenta todo esto. La casa V está relacionada con la expresión creativa y la construcción de un sentido de identidad y seguridad, al tener confianza en nosotros mismos.

Será un buen periodo para concebir un hijo y para los asuntos amorosos. Por lo común, Júpiter en esta casa produce un buen contacto con los niños. Los hijos pueden ser aventureros y viajeros, con muchos deseos de ver mundo y de estudiar y aprender, a lavez que de ensancharse a nivel espiritual. Los padres con este emplazamiento pueden proyectar sobre su progenie sus propios anhelos y deseos de peregrinación frustrados (la proyección en los hijos es habitual cuando se tiene un planeta en Casa V, más de lo habitual). En muchos casos, esto se convierte en un acicate para el niño, pero en otros puede ser que, en su intento de ser una persona por derecho propio, el niño tenga que traicionar parcialmente los ideales de su padre o de su madre. De todos modos, lo común es que la relación padre-hijo sobreviva, intacta. Dedicarse a los niños puede ser una fuente de bienestar y de sentido de la propia existencia muy grande cuando se tiene a Júpiter en esta Casa.

Img008La presencia de Júpiter en la Quinta Casa favorece también las relaciones románticas, y Júpiter aquí es muy romántico. Su sentimiento puede dispersarse en varios episodios y relaciones, dando como resultado a un verdadero Zeus que disfruta de sus conquistas amorosas. El deseo de libertad en las relaciones de pareja es muy grande con Júpiter en Casa V, y es necesario encauzarlo de algún modo. El flirteo caracteriza bastante a Júpiter en esta Casa, muchas veces de manera inconsciente. A pesar de todo, es una buena oportunidad para cultivar la comprensión mutua y llegar a tener una auténtica relación con alguien, en la que cada uno sabe quién es el otro.

La Casa por la que transita Júpiter indica el área de la vida en la que uno está tratando de crecer. Este proceso de crecimiento puede producirse en dos planos. En el plano material,supone un buén período para cooperar en empresas comunes, aunque existe la tendencia a querer llevar la voz cantante. Con Júpiter en la V, gozará dándole protagonismo al niño interior, dedicando un tiempo al ocio, a las actividades creativas, ahí es donde encontrará su triunfo. Cuando Júpiter transita la esfera de la creatividad, suele dar una abundante energía para cualquier actividad artística y realizar aquellos proyectos que requieran de cierta inspiración creativa. También es un buen momento para profundizar en el estudio de otras culturas o religiones y viajar a otros países.

Saturno 003Este emplazamiento no tiene dificultades en encontrar hobbies o actividades artísticas, y podría ser un experto en todas ellas si pusiera un poco más de constancia en ellas. Se trata de personas que disfrutan poniéndose a prueba en la vida, y que a veces tienen un gusto aventurero, deportivo, afición por los juegos de azar o a los de mercado de valores. Para que se sientan realmente vivos, cada nuevo obstáculo ha de ser un poquitín más grande que el anterior. Pero se debe evitar la especulación y los gastos innecesarios, ya que la tendencia de Júpiter a los excesos puede llevarte a malgastar tus energias, especialmente si recibe aspectos disonantes.

Júpiter también significa o hace referencia a uno de los más altos aspectos de la vida: la visión trascendente, las actitudes hacia la religión y el sentido del idealismo. Júpiter puede ser una influencia muy expansiva de la conciencia. Por lo tanto, en el plano espiritual, el proceso de crecimiento que representa Júpiter, puede suponer una expansión de nuestra conciencia mediante el contacto con el mundo de la creatividad. Por mediación de cualquier autoexpresión creativa, puedes adentrarte en algo más espacioso, duplicando quizá en tu propia creatividad el sentimiento mismo de la creación divina. Es decir, al ser creativo encuentras a Dios dentro de tí mismo. La enseñanza también puede ser un buén campo de acción, ayudando a los demás a ampliar su conciencia y su visión de la vida, desde un punto de vista filosófico y espiritual.

Júpiter en Tránsito por Casa IV

Esta casa representa todo aquello que nos proporciona una base y una estabilidad emocional. El hogar y la infancia, así como nuestras raíces y el pasado. Éste sector de la carta nos ayuda a conocer cómo somos en la profundidad de nuestro interior, puesto que esta casa está conectada con nuestro entorno más íntimo. Particularmente se refiere a los padres y al ambiente emocional en el hogar. Esta casa también está relacionada con los antepasados, normalmente los del padre. La casa IV mostrará identificación emocional y un sentido de pertenencia. Esto puede extenderse desde la seguridad de las cuatro paredes de un hogar hasta las fronteras de la nación donde uno pertenece. A través de esta Casa, se expresa de forma natural, las energias de Cáncer y de la Luna.

La Casa por la que transita Júpiter indica el área de la vida en la que uno está tratando de crecer. Este proceso de crecimiento puede producirse en dos planos. En el plano material, puede suponer un crecimiento a nivel material, con lo que Jupiter en Tránsito por esta casa indica un periodo en el que aumentará nuestra confianza frente al futuro, lo que facilitará el éxito social y nuestra capacidad para desarrollar o engrandecer el patrimonio familiar recibido. Con buenos Aspectos será un buen momento para invertir en el hogar, ya sea para mejorarlo o para adquirir una vivienda (siempre es conveniente que esté bien apoyado por Saturno). Será un periodo en el que necesitaremos amplios espacios físicos para poder desarrollar nuestras ideas o actividades, con lo que buscaremos espacios abiertos o ampliar nuestro entorno familiar y nuestro hogar. Por lo tanto, a nivel mundano, Júpiter transitando por esta casa con buenos aspectos, producirá un aumento del confort en el hogar y una vida familiar más próspera. Aumento de patrimonio, asegurando el bienestar material. Si recibe malos Aspectos, puede suponer un crecimiento casi patológico; en otras palabras, corremos el riesgo de tratar de llegar demasiado y de vivir por encima de nuestras posibilidades, lo que puede llevar a gastos excesivos y riesgos económicos, relacionados con nuestro patrimonio. Las oportunidades se presentan con estos tránsitos, pero siempre que uno no quiera ir demasiado lejos y creerse un dios. También es importante evitar asumir más de lo que uno realmente puede. » Read more..

Júpiter en Tránsito por Casa III

La Casa III es aquella a través de la cual expresamos los atributos de Géminis. A través de ella se liberan las ideas, el pensamiento que hemos construido y alimentado en nuestro interior y que constituye la base lógica de nuestras acciones. Esta lógica nos acercará a todo lo semejante que hay en la Tierra, empezando por lo que se encuentra en nuestro entorno. Por ello la Casa III representa en astrología: lo que nos rodea, la vida cotidiana, las oportunidades, las gestiones. En el dominio de lo humano representa a los que están cerca de nosotros, por lazos de sangre, -los hermanos-, o por las circunstancias de la vida, -los vecinos, aquellos con los que nos codeamos a diario. Géminis es un signo de aire y como tal su personalidad se expresa con el pensamiento. La Casa III será, pues, la puerta de salida de las opiniones y la que dará forma a nuestro pensamiento. Constituye además el punto de encuentro de las ideas elaboradas por nuestro Yo interno con la información que nos llega de abajo, de las experiencias prácticas. En efecto, las fuerzas mentales, que, como hemos visto al estudiar los signos, nacen en Libra, se interiorizan en Acuario y se liberan en Géminis, siguen también el itinerario inverso, y puesto que Géminis es el signo más próximo al ciclo de tierra, que se inicia con Capricornio, es Géminis el que recoge la información procedente del mundo material y la proyecta hacia arriba. Representa, por tanto, el desarrollo de nuestra relación comunicativa con el entorno y nuestra forma de ver y comprender las circunstancias externas. Es el dominio del pensamiento lógico, de la facultad del habla y de la adquisición de datos e informaciones.

Cuando Júpiter transita por este sector de la carta, se presentaran oportunidades educativas y de comunicación que nos ayudarán a aumentar nuestros conocimientos. Los viajes nos darán la ocasión de entender mucho más acerca de nosotros mismos y de nuestra vida. También son frecuentes, durante este Tránsito, los cambios de domicilio. Favorece la relación con los hermanos y parientes cercanos, así como con nuestro entorno más inmediato. Será un buen momento para potenciar las relaciones en los ambientes sociales donde nos desenvolvemos. Puede que surja algún asunto relacionado con contratos o acuerdos, mientras Júpiter transita esta casa, especialmente si se producen Aspectos con Mercurio o Venus. El peligro radica en intentar abarcar más cosas de las que podemos realizar, y un excesivo orgullo intelectual y puntos de vista religiosos, educacionales y culturales llenos de prejuicios. Por otro lado, debemos procurar no mostrarnos excesivamente enérgicos cuando pensemos que alguien está cuestionando nuestro sistema de convicciones. Cuando la energía de Júpiter se vuelve demasiado agresiva, es señal de alguna carencia, es decir, de alguna inseguridad. Será el momento para explorar franca y honestamente nuestros sentimientos, y abrirse emocionalmente a lo que nos puede ofrecer el mundo. » Read more..

Júpiter en Tránsito por Casa II

Este tránsito se ha asociado tradicionalmente con hacer dinero e incrementar la salud, y algo de cierto hay en esto porque durante este tiempo intentaremos crecer en la esfera de las posesiones materiales y los recursos. Pero en un sentido más amplio, lo que uno hace en esta época es actualizar su propia escala de valores. Si lo que se valora son las posesiones físicas o el dinero, éstos serán los ámbitos en los que se tratará de crecer. Y si los valores son de tipo espiritual (ideales, justicia o cualquier otro), se intentará mejorar en estos ámbitos. Obviamente, es muy importante ahora comprender cómo uno usa los recursos, porque las oportunidades que se presenten tendrán que ver con conseguir todo lo posible sobre lo que se desea, dentro de lo razonable. Desgraciadamente existe un gran peligro para despilfarrar recursos con este tránsito, si no se tienen claros los propios deseos y necesidades.

Lo que uno debe hacer en su vida ahora es mirar las propias metas con honestidad porque así se puede saber qué hacer para lograrlas. Será fácil hacer los cambios necesarios que permitan alcanzar los objetivos deseados, así que hay que planificar los cambios prudentemente. Esto no quiere decir que haya que volverse un asceta.Tan solo se trata de asegurarse de que uno lo desea, y que no es solo un símbolo de algo que uno cree que desea. Mucha gente adquiere posesiones simplemente porque se espera de ellos para estar a la altura de un determinado estatus social o por el placer que produce conseguir esos bienes materiales. Desde otro punto de vista, uno aprende más sobre sí mismo y sobre cómo manejarse con las posesiones. Desenvolverse bien con el mundo material puede ser beneficioso para la autocomprensión. Por esta razón, se trata de un buen periodo para invertir dinero con algo de dominio sobre uno mismo o adquirir posesiones bien sea por disfrute o por inversiones. Y en líneas generales, puede mejorar la economía, ya sea por pedir un aumento de sueldo o porque se conceda un préstamo, o porque las condiciones financieras de la persona experimentan una notable mejoría. Uno puede sentirse generoso durante este tránsito, haciendo donaciones a instituciones educacionales o religiosas. » Read more..

Júpiter en Tránsito por Casa I

Este es un período importante ya que esta casa es el inicio de un nuevo ciclo. Es el principio de nuevas oportunidades, que se iniciarán por medio de acciones y compromisos bien definidos. Júpiter nos dará la confianza para iniciar cosas que quizás hayamos pensado o intuido durante mucho tiempo. Generalmente se experimenta este Tránsito como un tiempo positivo lleno de optimismo sobre el futuro. Es un momento en que aumentará nuestra capacidad de percibir acontecimientos futuros, que normalmente acabarán materializándose. Será, por lo tanto, un buen momento para enseñar al mundo lo que somos capacea de hacer. Durante este tránsito habrá mayor tendencia a ser más impulsivos, y nuestra personalidad tenderá a ser más fuerte de lo normal. Nos sentiremos feliz con tal de estar libre para poder hacer lo que queramos y poder ser reconocidos como individuos por los demás. En esta época la ambición y el impulso profesional estarán estimulados, adquiriendo mayor iniciativa y autoconfianza.

Este tránsito es el comienzo de un ciclo mayor de crecimiento. Mientras Júpiter está en esta Casa, es probable que alcancemos una mayor visión acerca de quién somos realmente como individuo. Es posible adquirir un mayor conocimiento sobre uno mismo y sobre lo que realmente se puede llevar a cabo, porque bajo esta influencia nos sentimos más seguro de nosotros mismos y nos liberamos de bastantes condicionamientos. Conviene no reaccionar exagerando la propia importancia ante los demás. El objetivo de este tránsito es ver cara a cara la verdad de uno mismo. Este es también un tiempo de aprendizaje y de obtención de una nueva experiencia. Necesidad de crecer, que nos afectará, no sólo como individuos, sino también a la manera en que percibimos el mundo. Este Tránsitos nos ayudará a dar una nueva luz sobre los prejuicios que uno ha arrastrado desde su niñez, sobre todo viejos patrones que ya no sirven para comprender el mundo de la manera en uno se dispone a encarar bajo la influencia de este tránsito. A través de la ayuda mutua y recíproca lograremos un mayor crecimiento. » Read more..

Los Tránsitos de la Luna

La luna es el cuerpo celeste más rápido, ya que se mueve 1º cada dos horas, recorriendo el Zodíaco en 29 dias. De esta manera, la Luna recorre cada Signo en apenas algo más de dos dias. Por lo tanto, un Aspecto lunar por Tránsito apenas dura 24 horas y rara vez tiene un significado profundo.

La Luna no actúa por libre y lo que hace es manifestar y plasmar el mensaje y los guiones de los demás planetas. Al igual que nuestro satélite, que no tiene luz propia y simplemente refleja la luz del sol, la Luna de nuestra carta canalizará la energía del Sol (Ego Superior) y será a través de ella como nuestra voluntad se cristalizará y manifestará en el mundo material. La Luna proporciona multitud de imágenes y la capacidad de plasmar todo aquello relacionado con su posición por signo y casa. Si el Sol representa el principio masculino, la Voluntad creadora, la Luna simboliza el principio femenino, la fecundidad creadora, lo que nos permitirá plasmar en actos el programa de nuestro Ego Superior (determinado por la posición del Sol y el resto de planetas).

El Tránsito más importante de la Luna, es el que se produce cada mes, cuando en conjunción con el Sol, tiene lugar la Luna Nueva. Esta Conjunción es el punto de arranque de los trabajos de ese mes, indicado por el Signo que ocupe el Sol. La conjunción es el momento Yod, en el que las dos fuerzas planetarias fecundan un determinado punto zodiacal, y donde seremos llamados a colaborar espiritualmente en la tarea de llevar a madurez aquella semilla. Es el comienzo de un nuevo ciclo lunar, la oportunidad de integrar las energías masculinas y femeninas, el ánimus y el ánima, en la propia psique para fomentar el crecimiento interior. Es el momento en el que disponemos de una fuerza interior superior al resto del ciclo y, por lo tanto, de hacer germinar esa semilla para que dé sus frutos.

La siguiente Fase del ciclo es el Cuarto Creciente (Sol Cuadratura Luna). Se producirá entonces un bloqueo de la energias que al no poder ser exteriorizada, romperá el ritmo cotidiano de la vida. Entonces podremos experimentar la incompatibilidad entre lo que queremos y lo que es posible obtener del medio ambiente que nos rodea. Al ser el Cuarto Creciente, la Cuadratura que está activa es la de Ida, que es la que nos impulsa a la realización de un objetivo material, al precio que sea. En la cuadratura de ida (Cuarto Creciente), el director de las operaciones es nuestra personalidad mortal y estará regida por Marte, que nos presentará su mano izquierda para golpear sin piedad. Pero sólo en períodos de cuadratura, dispondremos de cantidades suficientes de energía para realizar hazañas extraordinarias. Es bajo la cuadratura que tiene lugar la transmutación alquímica que permite al individuo dejar los niveles ordinarios para elevarse a más altas cimas. » Read more..

Plutón en casa X

El tránsito de Plutón por la casa X es muy poderoso, y no sólo afecta a nuestros objetivos en lo referente a nuestra carrera, sino que nos ayuda a conseguir una comprensión más profunda de quiénes somos y por qué estamos aquí. A medida que Plutón se acerca a la cúspide de la casa décima, es problable que nos sintamos insatisfechos con el trabajo que tenemos, con nuesttra posición social, hasta el punto de cuestionar incluso nuestra profesión. Hay quién, durante un tránsito como éste, descubren cual es su verdadera vocación, o cual es su proyecto de vida.

Lo que sin duda moviliza Plutón en tránsito por la casa X son los problemas centrados en el poder y con los problemas de la utilización de cualquier poder personal o social de manera que no abusen de los demás ni los exploten. Todo esto pudiendo manifestarse de diferentes maneras. Podemos usar nuestra influencia en pro de unos ideales sociales más generales y beneficiar así a todo el mundo, o podemos usar ese poder para satisfacer nuestros propios deseos y ambiciones. Podemos sentir la necesidad de cambiar y reformar ciertos aspectos del mundo en que vivimos. La energia plutoniana trabajará para derribar las limitaciones impuestas por Saturno (regente de la casa X). Plutón sacará todo lo oculto, lo corrupto, para regenerar, para transformar las viejas estructuras de poder y buscar una nueva visión más holística. El abuso de poder se ha venido produciendo a lo largo de la historia. El tránsito de Plutón por esta casa (y por Capricornio) viene a enseñarnos el uso del poder y de nuestras influencias de una manera más beneficiosa para los que nos rodean.

Para entrar en la “Nueva Era”, cada individuo debe liberar su propia luz interior y aprender a seguir su propio camino en cooperación con otras personas que se encuentran en su mismo punto, animados todos por un mismo propósito y con entera libertad, y no uno como “líderes” y otros como “seguidores”, ni tampoco sujetos a la imposición de una élite autoritaria que sólo se sirve a sí misma. Es la reintegración, la unión de la conciencia individual con la conciencia divina, del Ser con el Cosmos. Esto se logra cuando el ser ya comprende que no sólo está cumpliendo una etapa evolutiva a nivel terrestre, sino que también cumple con la evolución a nivel del universo, y tiene conciencia de que es UNA parte del GRAN SER.

Plutón: La Ascensión del Fenix

Plutón (Hades) es el Dios de los infiernos en la mitología romana. Plutón se relaciona con los instintos más profundos (muy en la línea de la simbología de Escorpio), con las cuestiones de poder y magnetismo, así como con las grandes transformaciones. Está asociado al renacimiento y a la regeneración, al ciclo de vida-muerte, a los procesos vitales de transformación y cambio. Plutón nos enfrentará a nuestro mundo interior, a todo lo que allí ocultamos y que también forma parte de nosotros. Sólo cuando nos enfrentamos con nuestros propios miedos, a aquellas partes de nosotros que consideramos vergonzosas y somos capaces de aceptarnos tal cual somos, podremos iniciar el camino de vuelta a través de la regeneración y la transformaqción de esos aspectos oscuros de nuestra personalidad. Tal es el objetivo de la energía plutoniana: hacernos descender hasta las profundidades de nuestra personalidad para enseñarnos que también allí podemos encontrar luz y conocimiento. Plutón se asocia con el mito de la muerte. Indudablemente, es necesario que muera esa vieja personalidad para que pueda renacer, desde nuestro interior, una nueva persona más completa e integrada. Como el Ave Fenix, es necesario «morir para renacer de nuestras cenizas».

Plutón genera cambios revolucionarios. Aunque con una mano destruye y aniquila, con la otra está dispuesto a construir sobre bases diferentes. Es como un volcán que estalla y deja correr su lava incandescente, pero luego deja una tierra fértil para cultivar. Gracias a los tránsitos y aspectos plutonianos nuestro ser puede liberarse de pesadas estructuras adquiridas para continuar más liviano su camino de crecimiento. Plutón nos lleva a las tinieblas de nuestro propio inconciente para barrer lo que ya no sirve y así poder reconocer otros potenciales escondidos allí. Finalmente, después de una experiencia plutoniana, el alma descubre cuanta sabiduría interior logró y cuanta fuerza es capaz de manifestar para actuar trascendiendo todas las limitaciones, doctrinas e intereses creados.

Plutón describe cómo manejamos el poder, personal y no personal, ya sea sufriendo el poder de los demás o ejerciéndolo nosotros mismos. Describe cómo vamos al encuentro de lo demoníaco y lo mágico, nuestro poder de regeneración y nuestra capacidad de cambio radical y de renacimiento: los ciclos de muerte y transformación. De todos los planetas, Plutón es quizá el más difícil de entender, lo que no debe sorprender, ya que el paso desde un planeta cercano a la tierra a otro más lejano siempre insinua una elevación de nivel; Plutón (junto con Neptuno) es el más lejano del centro del sistema solar. En un nivel humano, Plutón suele representar lo «esencial» de nuestra vida: o sea, ¿en qué tenemos que concentrarnos si queremos efectuar un verdadero «salto» desde un nivel a otro en la vida?

Plutón funciona a veces como la «mano del destino», ya que no sólo nos exige, sino que nos obliga a separarnos de los elementos de nuestra vida que ya no nos sirven, y también a dar los pasos necesarios para seguir en el camino de nuestro destino. Interpretando el concepto «destino» como «los deseos interiores que hemos formado nosotros mismos, hasta tal punto que ahora están formándonos exteriormente a nosotros por su parte», podemos interpretar a Plutón como los contenidos subconscientes que surgen a la superficie de la conciencia cuando sea preciso para asegurar que realizemos lo que interiormente estamos buscando. O en plan simple: si no estamos viviendo como debemos hacerlo (es decir, como sabemos interiormente que tendríamos que vivir), Plutón nos presenta la necesidad de efectuar estos cambios, queramos o no queramos. El caso más extremo de esto es la muerte (otro significado de Plutón). La muerte como simple cambio desde un estado a otro, como parte natural y sana de la vida.

Neptuno en Piscis

Neptuno transita ahora por Acuario, donde permanecerá hasta abril del 2011 cuando se desplazará a Piscis, para luego efectuar otro último tránsito retrógrado por Acuario en agosto de ese mismo año hasta febrero del 2012. A partir de ahí, Neptuno empezará a transitar por Piscis, su signo regente y último del zodiaco, completando así, al igual que Urano, un ciclo entero e iniciando un nuevo ciclo. Como vemos, los planetas transpersonales, aquellos que marcan grandes acontecimientos a nivel de lo colectivo, inician un nuevo ciclo (Urano ya lo ha hecho y Neptuno lo hará en pocos años, cuando deje el signo de Piscis, para iniciar un nuevo ciclo por el zodiaco).

El último tránsito de Neptuno por Piscis (1847-1861) coincidió con el fin del sistema feudal y servil en Europa, los movimientos de liberación de esclavos en Estados Unidos, la instalación del primer cable de comunicaciones submarino, el auge del espiritualismo y el impresionismo en la literatura y la música. Si seguimos esta pauta confiemos, con un tono optimista, que los próximos años en los que Neptuno transite por Piscis -hasta el 2025- sean años repletos de buena energía entre todos los seres humanos, comunicaciones, independencia y un renacimiento de las artes, la música, la poesía, el amor entre todos.

En su tránsito por Acuario, del que aún quedan 2 años, la tendencia colectiva de Neptuno se ha unido al concepto de fraternidad universal de Acuario. De alguna manera, este tránsito está preparando a la humanidad para el final de ciclo de Neptuno allá por el año 2025-2027. Lo colectivo ha de triunfar sobre lo individual y la sociedad ha de dar ese gran salto hacia un mundo más universal donde todos los individuos se fundan en algo más grande. Se ha intensificado la conciencia de la necesidad de una humanidad transformada. Cuando hablemos de Plutón, veremos su papel desde Capricornio, favoreciendo todas esas crisis del mundo material y financiero y la caida de estructuras caducas, que ya no tendrán sentido en un mundo que se base verdaderamente en lo colectivo y el bien común. La necesidad, aunque sólo sea por pura supervivencia, de un espíritu humanitario más altruista, terminará por hacerse óbvia.Hoy disponemos de medios de comunicación que abarcan el mundo entero, las redes, internet…Nos han acercado unos a otros de tal manera, que ya no podemos hacer caso omiso del sufrimiento en otras partes del mundo.

Con la entrada de Neptuno en Piscis, combinado a este escenario de cambios fuertes y trascendentes nos enfrentamos con la disolución propia del planeta. Neptuno vuelve a la fuente, vuelve a las aguas uterinas. Mas disolución para las estructuras, mas disolución para los límites impuestos por la sociedad. Probablemente muchas luchas ya no sean necesarias. Luchas sobre la igualdad de sexos, o sobre la aceptación de las diferentes sexualidades, etc.

La espiritualidad tomará mucha fuerza, no sobre antiguas religiones, sino sobre creencias más libres, sobre la existencia de nuevas formas de sentir o vivir una espiritualidad más plena, sin normas que cumplir. Neptuno es muy generoso y en Piscis, su signo, lo es más. Es sumamente permisivo y no tiene fronteras, todo está bien para Neptuno y sobre todo en Piscis.

Pero hay que contemplar las dos caras de Neptuno, también nos muestra el engaño, el fraude, la droga, los vicios, la corrupción.Todo depende de cómo evolucione el mundo. De cuanto vaya aprendiendo con los tránsitos anteriores.

Neptuno en Piscis será la etapa final del ciclo actual del planeta por el zodíaco. Cabe la esperanza de que podamos ver la expresión más elevadas de las vibraciones de este planeta. Todo final de ciclo es el momento de la siembra de otro nuevo. Es normal que durante este tránsito exista una parte de confusión y vacilación, ya que el mundo comienza a vivir un nuevo ciclo lleno de cambios, muchos de ellos radiacales y basados en duras experiencias. Se produciran tensiones entre las naciones más poderosas económicamentes y las zonas del mundo menos desarrolladas, pero es de esperar que, a medida que avance el tránsito de Neptuno por Piscis, y aunque de una manera lenta, se vaya produciendo una distribución más equitativa y no tan basada en la explotación, de los recursos y las riquezas.

Habrá también un aumento de la sensibilidad hacia nuestro planeta, nuestro hogar. Aumento de la conciencia ecológica y de que los problemas han de ser resueltos entre todos, aumentando la cooperación entre los paises a la hora de tomar decisiones que nos afectan a todos.

Tránsitos de Neptuno

A diferencia del impacto de Urano, con su tendencia a irrumpir de forma precipitada, provocando con frecuencia un efecto sorprendente, espectacular y traumático, Neptuno entra con el más sutil de los disfraces, introduciéndose lentamente en la conciencia povocando cambios de una forma lenta, pero no por ello menos completos. Con frecuencia, estos cambios van asociados con el sentimiento de que algo está pasando. Neptuno prepara a la persona para el renacimiento mediante un lento proceso de disolución de las pautas conocidas de la personalidad y de su expresión.

Neptuno transmite el deseo de trascender el sentimiento de ser un Yo aparte para fundirse con algo más grande, en relación con el sector de nuestras vidas por el que esté transitando. Neptuno es un disolvente de fronteras y, en sus tránsitos, difumina la frontera entre nosotros y los demás. Neptuno transmite el deseo de trascender el sentimiento de ser un Yo aparte para fundirse con algo más grande, en relación con el sector de nuestras vidas por el que esté transitando. Neptuno es un disolvente de fronteras y, en sus tránsitos, difumina la frontera entre nosotros y los demás. Estos súbitos avances en la conciencia pueden producirse espontáneamente, en cualquier parte y en cualquier momento, aunque frecuentemente van asociados con ciertos sentimientos o actividades: momentos de serena comunión con la naturaleza, escuchando música, meditando y otros semejantes .La dimensión positiva de los tránsitos neptunianos es la forma en que se nos abren nuevas oportunidades, de que es posible pulir las actitudes y los valores existente y de que los intentos de convertir los ideales en realidad pueden tener éxito.

Es muy frecuente que bajo la influencia de los tránsitos de Neptuno, sintamos una especie de ansiedad, una fuerte inclinación a seguir cierto camino: empezamos a ir en esa dirección, pero después algo nos detiene e interrumpimos el proceso. Quizá queremos estar absolutamente seguros de hacia dónde nos llevará finalmente la dirección que escogimos, pero Neptuno no ofrece esta clase de garantias; lo que nos pide es que nos entreguemos sin saber qué recibiremos a cambio. Puede que nos encontremos que el mundo se nos desmorona. El suelo desaparece bajo nuestros pies,y las estructuras y los apuntalamientos que dábamos por seguros se desploman. Mientras esto sucede, es difícil imaginar que de la disolución que experimentamos pueda salir nada positivo. Solo cuando finalmente renunciamos y nos relajamos,creamos la posibilidad de que llegue algo que nos ayude a superar nuestras dificultades y a dar el paso siguiente para entrar en una nueva fase de la vida.

« Nuestro destino, el centro y hogar de nuestro corazón, está en el infinito, y sólo allí ».

[Wordsworth]

Estas palabras, escritas por un gran poeta romántico inglés, encierran en sí la esencia de Neptuno: el deseo de transcender el deseo de ser un yo aparte para fundirse con algo más grande. Aunque con frecuencia hablemos de « encontrarnos a nosotros mismos » , es decir, de que cada uno descubra su peculiar identidad y se defina en función de atributos y logros que él mismo ha escogido, Neptuno es lo opuesto: es el anhelo de perdernos, de disolver o trascender las fronteras del Yo aislado.