Géminis: la exteriorización de la ideas

Géminis es el tercer y ultimo signo del elemento Aire, es el Vav y corresponde a la fase de exteriorización de las ideas. Géminis es la puerta de comunicación de Acuario con la sociedad. Las ideas entran por Libra, se estacionan y maduran en nosotros a través de Acuario y son proclamadas a través de Géminis. Por lo tanto el Géminis ya ha plantado en él (en la etapa de Libra) las semillas de la participación, ha aprendido a buscar su complemento, al otro, para realizar una obra en común. Y por último, en Géminis la amistad se transforma en hermandad; el hermano no sólo piensa, sino que también siente como nosotros, ríe cuando nos alegramos y llora cuando sufrimos, es nuestro cómplice.

Géminis está habitado por la pasión de la verdad. Ha venido al mundo para comunicarse con los demás, para hablar y escribir, para comunicar ideas y transmitir los contenidos del mundo de la razón. Los nativos de Géminis, ya han realizado los trabajos correspondientes a Libra y Acuario y el individuo se encuentra altamente cualificado para difundir lo que han aprendido. Tienen acceso a su templo de sabiduría interno y puede hablar prácticamente de todo con autoridad, a menos que, naturalmente, tenga malos aspectos en Géminis, lo cual significará que no ha interiorizado correctamente las ideas en la etapa de Acuario y ahora aparece el error ahí donde debería estar la verdad. Expresará entonces ideas equivocadas, pero esto no importa demasiado porque su error ayudará a muchos, por contraste, a descubrir la verdad.

En Géminis la mente, después de haber llenado su espacio humano interior, induciendo al individuo a funcionar de acuerdo con sus leyes, trabajo correspondiente a Acuario, salta al exterior e induce al individuo a estructurar el mundo de acuerdo con la ley del pensamiento. El Géminis elevado es un portador de libertad, de orden, de trascendencia. Cuando habla, cuando escribe, los que lo escuchan, los que lo leen, sienten que cada órgano, en su interior, se pone en su sitio, que todo funciona con normalidad en ellos, que la salud se restablece, que la alegría brota.

En el proceso creativo, Géminis está regido por Yesod; en el zodíaco constituido lo rige Mercurio. Yesod es la Séfira número nueve del Árbol Cabalístico. Es la tercera Séfira del Mundo de Formación. Es el centro encargado de cristalizar y objetivar los impulsos procedentes de los demás centros, convirtiéndolos en actos, proyectando la conciencia superior hacia abajo. Gracias a Yesod todo lo que se encuentra en nuestro interior se convierte en imágenes, es decir en situaciones. Es preciso ejercer un control consciente sobre la producción de imágenes. Procurando captar siempre imágenes positivas de los demás, ya que si retenemos únicamente lo negativo, acabaremos viviendo esta negatividad.

Primer Decanato de Géminis: en este Decanato se realizan trabajos de recapitulación correspondientes a Libra. En este sentido, se trata de un Decanato kármico, donde obligatoriamente el individuo deberá buscar a otros para realizar su obra, o no la realizará de ninguna manera. Vemos aquí que lo superior, para seguir avanzando, debe buscar la aquiescencia de lo inferior. No se puede evolucionar indefinidamente si los demás, nuestros compañeros de generación, no evolucionan al mismo tiempo. Así pues, en este decanato, la acción liberadora del pensamiento no corresponderá a su pensamiento actual, sino al de una etapa pasada; tendrá que adaptar su inteligencia a personas o grupos que están por debajo de su nivel, o difundir ideas de otro tiempo. Siendo un creador, un innovador, un portador de mundos nuevos, deberá limitarse a emitir un pensamiento procedente de otro tiempo.

Segundo Decanato de Géminis: En este Decanato se realizan los trabajos propios del signo y trabajos de recapitulación correspondientes a Acuario. En Acuario el hombre debe llegar al fondo de la verdad, debe llenarse de ella, para luego poder derramarla al exterior a través de Géminis. El nativo de este Decanato puede evolucionar hacia adelante o volverse hacia atrás. Si la llamada de Acuario suena muy fuerte, puede abandonar las labores divulgativas para dedicarse a la investigación, a la profundización del pensamiento, y quizá esta opción le parezca avanzada. Sin embargo, la avanzada es la otra, la que no inclina hacia las tareas periodísticas y divulgativas, puesto que la exteriorización de lo que sabemos es el trabajo fundamental de Géminis. En este Decanato estarán activadas dos fuerzas, una que impulsa a interiorizar y guardar para sí un conocimiento, y otra que impulsa a liberarse de él. La temática principal de este Decanato consistirá, pues, en ser por dentro lo que se pretende ser por fuera. Es decir, al individuo, cuando inició su peregrinaje cíclico en Aries, le fue entregado un programa, una hoja de ruta. En el punto cíclico en que se encuentra, debe exteriorizar las ideas que sus vivencias han generado.

Tercer Decanato de Géminis: En este Decanato se realizan los trabajos propios del signo. Lo que en Libra ha sido una idea de trabajo común y en Acuario una captación interna de las armonías cósmicas, será ahora, en el tercer Decanato de Géminis, la implantación en el mundo exterior de los designios elaborados en las dos etapas precedentes. Este tercer Decanato será, pues, por excelencia el de la comunicación, y tendremos al individuo cuya principal misión en la tierra será la de comunicar a sus semejantes un mensaje procedente de su interior. La principal virtud de los Géminis es su afán de ser verdaderos y de proclamar la verdad hasta, si es preciso, el sacrificio, porque están impregnados de aquel exhorto de Cristo: “la verdad os hará libres”.