Neptuno

Neptuno: El Soñador Visionario

Neptuno esta relacionado con el deseo de sublimación, donde uno quiere fundirse en una totalidad superior. A nivel más concreto suele indicar un punto de fantasía, abnegación y autoengaño. Neptuno representa la necesidad colectiva de tener aspiraciones, la esperanza de la vida perfecta, y estos primeros ideales con una fundamentación política son la reacción inicial del hombre ante las influencias planetarias transpersonales que afectan a lo colectivo en su dimensión mental y afectiva.

Para la astrología cabalística, Neptuno es considerado una octava superior de Mercurio y es el encargado de abrirnos las puertas hacia realidades superiores. Es decir, si Mercurio se relaciona con la mente concreta y es el encargado de enseñarnos el funcionamiento de lo pequeño, Neptuno se relaciona con la mente superior y es el encargado de ofrecernos una comprensión de todo lo que está más allá de nuestra realidad concreta y cotidiana. Para ello podemos utilizar su energia por su vertiente creativa, aprovechando su sensibilidad y la intuición que nos aporta, o bien por su vertiente mistico-espiritual.

Neptuno intentará disolver las barreras que ha ido construyendo nuestra personalidad, para que nos abramos a una visión más universal y holística del mundo. Negativamente puede transportarnos al mundo de las drogas y el alcohol como via de escape hacia esos mundos superiores. Puede por tanto, actuar como un gran iluminador o como una nebulosa, confundiéndonos dentro de un mundo de ilusiones y fantasias, si no comprendemos su mensaje. Neptuno es un canal por medio del cual se nos hacen accesibles otras realidades que nos ofrecen la posibilidad de crear cosas verdaderamente nuevas.

La imaginación disuelve falsas barreras y limitaciones restrictivas con sólo decir: « ¿ Por qué no pensar en…? ». Liberar la imaginación humana es una de las principales claves de la transformación de la vida a un nivel global. Si comenzamos por los sueños de mejoramiento personal y vamos avanzando hacia visiones más globales, quizás podamos convertirnos en eficaces soñadores visionarios, capaces de transformar la realidad.

Desde el descubrimiento de Neptuno, en 1846, se ha producido un cambio notable en la conciencia humana y en la evoluciín de la sociedad. Así como Urano abrió las puertas a la era del crecimiento mental e intelectual, Neptuno ha estimulado el nacimiento de un corazón abierto y compasivo, empeñado en asegurarse de que se haga una aplicación sabia, prudente y bien orientada de los conocimientos de la humanidad. La visión de Neptuno es la visión de un corazón dedicado al servicio de la colectividad, que procura beneficiar a todo el mundo, constantemente en expansión, enriquecedor, amplio e inspirado, y que intenta potenciar en todos los que caen bajo su hechizo el impulso de seguir su propia búsqueda visionaria.

¿Cual es la mayor enseñanza de Neptuno para la humanidad?… Es la visión de un gran sueño, en el que los seres humanos aprendemos a convivir con todos los reinos de la naturaleza en paz y recíproca armonia, y cuya luz orientadora es la del amor y una compasión universales. Es una gran visión, y el hecho de que la convirtamos o no en realidad depende, precisamente, de nuestras opciones. La cuestión es como podemos cooperar con Neptuno si es que decidimos compartir su visión. Y para ello hay una respuesta simple:

«Yo soy […] un soñador práctico. Quiero convertir mis sueños en realidad ».

(Gandhi)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *