Conjunción

El punto de arranque de la relación entre planetas es la conjunción, o sea, la posición de dos planetas o más en un mismo punto del zodíaco. Dos planetas se consideran en aspecto de conjunción cuando están separados por menos de 6 grados. En el caso del Sol y de la Luna se admite una separación de 10 grados. Cuando dos planetas se encuentran en conjunción, ello significa que inician un trabajo determinado, es decir, que plantan una nueva semilla que ha de dar en su día un nuevo fruto. La conjunción es el momento Yod, en el que dos fuerzas planetarias fecundan un determinado punto zodiacal, y donde seremos llamados a colaborar espiritualmente en la tarea de llevar a madurez aquella semilla. Los planetas ligeros forman conjunciones todos los años, de modo que la plantación de la semilla y la recogida de los frutos se efectúa todos los años igualmente. Pero los planetas pesados: Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, coinciden en raras ocasiones y por ello sus encuentros tienen una trascendencia mucho mayor. Cuando en un tema aparece una conjunción, o se ha producido, al correr del tiempo, sobre un punto clave de un horóscopo, significa que la persona tendrá un protagonismo excepcional en la gestación de la nueva simiente de que la conjunción es portadora. En lo que se refiere a los senderos, la conjunción indica, o bien que la persona inicia su trabajo en un sendero el que hasta entonces no había trabajado, o que, por el contrario, los trabajos en aquel sendero se cierran definitivamente. En efecto, la conjunción raras veces se producirá en el mismo grado y minuto y, por corta que sea la separación entre dos planetas, veremos si entre ellos el sendero empieza, si su relación es de ida, o si el sendero termina, si es de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *