Júpiter en Tránsito por casa I

Este es un período importante ya que esta casa es el inicio de un nuevo ciclo. Es el principio de nuevas oportunidades, que se iniciarán por medio de acciones y compromisos bien definidos. Júpiter nos dará la confianza para iniciar cosas que quizás hayamos pensado o intuido durante mucho tiempo. Generalmente se experimenta este Tránsito como un tiempo positivo lleno de optimismo sobre el futuro. Es un momento en que aumentará nuestra capacidad de percibir acontecimientos futuros, que normalmente acabarán materializándose. Será, por lo tanto, un buen momento para enseñar al mundo lo que somos capacea de hacer. Durante este tránsito habrá mayor tendencia a ser más impulsivos, y nuestra personalidad tenderá a ser más fuerte de lo normal. Nos sentiremos feliz con tal de estar libre para poder hacer lo que queramos y poder ser reconocidos como individuos por los demás. En esta época la ambición y el impulso profesional estarán estimulados, adquiriendo mayor iniciativa y autoconfianza.

Este tránsito es el comienzo de un ciclo mayor de crecimiento. Mientras Júpiter está en esta Casa, es probable que alcancemos una mayor visión acerca de quién somos realmente como individuo. Es posible adquirir un mayor conocimiento sobre uno mismo y sobre lo que realmente se puede llevar a cabo, porque bajo esta influencia nos sentimos más seguro de nosotros mismos y nos liberamos de bastantes condicionamientos. Conviene no reaccionar exagerando la propia importancia ante los demás. El objetivo de este tránsito es ver cara a cara la verdad de uno mismo. Este es también un tiempo de aprendizaje y de obtención de una nueva experiencia. Necesidad de crecer, que nos afectará, no sólo como individuos, sino también a la manera en que percibimos el mundo. Este Tránsitos nos ayudará a dar una nueva luz sobre los prejuicios que uno ha arrastrado desde su niñez, sobre todo viejos patrones que ya no sirven para comprender el mundo de la manera en uno se dispone a encarar bajo la influencia de este tránsito. A través de la ayuda mutua y recíproca lograremos un mayor crecimiento.

Con Júpiter transitando por esta casa, la dimensión espiritual de la vida será mayor. Los aspectos concretos y tangibles del mundo no son suficientes, lo que nos llevará a alcanzar un conocimiento de las dimensiones más profundas de la vida. Durante este período, todo aquello que carezca de una dimensión espiritual o superior, se volveran carentes de significado. El año que dura el tránsito de Júpiter por esta Casa puede ser, pues, muy afortunado en términos personales. Las relaciones y los encuentros con los demás podrán ir en beneficio propio, siempre que no haya una influencia más poderosa en acción. La confianza básica en la vida aumenta y también la propia desenvoltura, y esto ha de servir para incrementar el alcance de las propias actividades. Incluso aunque se logre el éxito, no deberíamos engañarnos creyendo que tenemos todas las respuestas, ya que éste Tránsito suele dar tendencia a creernos en posesión de la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *