Tránsitos de Mercurio

Mercurio cambia de signo del Zodíaco cada mes, más o menos lo mismo que el Sol, pues nunca está a más de 28 grados del mismo. Los Tránsitos de Mercurio no tienen una importancia relevante a menos que se encuentre retrógrado o estacionario en un lugar importante de la Carta. En ese caso, sus efectos serán muy marcados e intensificará la acción de otros Tránsitos planetarios, dinamizándolos. Los aspectos de Mercurio en tránsito nos pueden ayudar a reconocer la manera de enfrentarnos a la gente que nos rodea, a cómo afrontar los problemas y a cómo estructurar nuestra comunicación con otras personas. También influirá los viajes cortos, sobre todo de negocios, en los asuntos legales y contratos. Dan claridad mental y fluidez de comunicación e inspiración en los asuntos relacionados por la casa donde transita. En algunos Tránsitos, especialmente cuando interactua con varios planetas al mismo tiempo, puede provocar excitación y confusión e incluso desafiar nuestro intelecto, pero no suele desestabilizar nuestra vida, ya que los tránsitos duran sólo unos días.

Mercurio es el Planeta que más deja sentir su efecto cuando está Retrógrado. Durante estos períodos de retrogradación todo parece andar mal, provoca retrasos, malos entendidos y frustación. Nuestra claridad mental y de ideas se verá afectada, con lo que no es un buen momento para tomar decisiones. Sin embargo, con Mercurió retrogrado, será un buen momento para la revisión de nuestros asuntos y para dedicar tiempo a la reflexión. Momento para reorganizar nuestra vida y reflexionar sobre los asuntos del sector por el que Mercurio Transita. Así es que, en lugar de reaccionar a los aparentes retrasos y trastornos, observemos y miremos que podemos hacer para rectificar, reflexionando y analizando con calma nuestras decisiones. De este modo conseguiremos, para el final de la retrogradación, que las cosas se clarifiquen y tengamos un mejor criterio para tomar las decisiones oportunas. Lo retrógrado nos lleva hacia atrás, o sea, hacia adentro, por lo que podemos experimentar grandes avances durante este tiempo en relación a nuestro mundo interno.

Mercurio Retrógrado da un énfasis de revisión del elemento al cual pertenece el signo por el que transita. Así, su Tránsito en retrogradación por signos de Fuego, nos llevará a revisar nuestros proyectos, nuestros objetivos vitales, con el propósito de ver si van en la linea de nuestro programa humano, ayudándonos a reflexionar y a hacer los ajustes necesarios. Nuestra Voluntad estará limitada, pero nos permitirá no tomar decisiones precipitadas, al darnos la oportunidad de meditar sobre aquellas cosas que queremos poner en marcha. En signos de Agua, nos invita a revisar nuestros sentimientos y emociones, a recuperar viejos lazos emotivos del pasado y a revisar nuestras pautas emocionales. En signos de Aire a revisar nuestras relaciones, la mente y la comunicación, de acuerdo a la casa donde transita. En signos de Tierra existirá una tendencia a revisar la materia, la sustancia, los valores, las estructuras materiales, el concepto materialista de la vida. Las Casas por donde transite nos indicará en que sectores de nuestra vida tendremos que hacer ese tipo de revisión.

Cuando Mercurio se pone retrógrado simplemente es hora de cambiar nuestro ritmo. Mercurio retrógrado nos recuerda que debemos ir más despacio y terminar los asuntos que traemos entre manos antes de comenzar otras. Es por eso que este es el tiempo ideal para leer entre líneas o desandar nuestros pasos para atar cabos sueltos que hayamos podido pasar por alto. Nos volvemos más intuitivos, receptivos y reflexivos durante este periodo, y resulta provechoso para analizar y revisar contratos, reexaminar las situaciones, para ponernos a estudiar y tener más retentiva. El movimiento retrógrado de Mercurio nos ofrece la capacidad de revisar nuestra vida y nuestra conexión con la realidad. Estas pequeñas pausas en nuestro movimiento son señas de una respiración cósmica que nos invita al perfeccionamiento de nuestra tarea y a la responsabilidad de nuestra acciones y decisiones. Ralentizamos para no ir demasiado rápido, por lo que este periodo nos invita más que nunca a la cautela, a la paciencia, a la escucha, a la espera y al refinamiento de nuestras motivaciones. Mercurio es el mensajero de nuestra conciencia visionaria y nos pide que nuestro camino, nuestros proyectos y en nuestras decisiones sean, paso a paso, día a día, coherentes con nuestras aspiraciones y nuestras metas más elevadas. El tiempo durante el cual Mercurio está retrógrado funciona como un paréntesis que nos ayuda a disolver los dramas emocionales del pasado y dar pasos firmes hacia adelante. Este es un tiempo para despedirnos de situaciones antiguas que no nos dejan abrazar con valentía un nuevo futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *